Archivo de la categoría: Paz y No Violencia

Poema | Cartera de valores

Carmen Polonio | poeta

A cuánto se cotiza en bolsa
cada vida,
cada herida,
cada llanto,
cada espanto,
cada huida,
cada cuerpo desmembrado,
cada morada derruida,
cada sonrisa no emitida,
cada dolor.

Sí, a cuánto se cotiza en bolsa
el terror
de cada madre que en sus brazos
la muerte mece.
¡Cómo escuece el alma,
cómo escuece
por cada beneficio
así logrado!
¿Es que ya todo está acabado…?
¿El amor,
el sentimiento,
la equidad,
el bien…?
¿Qué está pasando
con esta humanidad
que con la muerte
persigue el dividendo?

¡No lo entiendo, no,
yo no lo entiendo!

Y, por eso, sangrándome
la herida
le pregunto, ¡no sé a quién!

¿A cuánto se cotiza en bolsa
cada vida?

¡Ningún muro por encima del ser humano!

Convergencia de las Culturas | El pasado 21 de marzo se celebró el Día Internacional contra el Racismo y la Xenofobia. Quisiéramos invitar a tomar contacto con lo más esencial de uno mismo, tomar contacto con aquello que es capaz de barrer cualquier forma de discriminación.

Comencemos por reconocer que, por más obstáculos que se le haya puesto al ser humano, no ha habido muro, ni valla, ni cerco que le haya impedido poblar hasta el último rincón de los cinco continentes; que no ha habido límite que le haya impedido surcar los siete mares; que no ha habido freno que le impidiera saltar al espacio y alcanzar otros planetas; que no ha habido barrera que le impidiera llegar a las regiones más íntimas y microscópicas de la vida.

¿Qué fronteras podrían detener al ser humano cuando lo característico en él es la apertura al mundo? Sin embargo, hoy se siguen poniendo límites a muchos seres humanos por razones de raza o de procedencia. Se les impide acceder a la sanidad pública; se les empuja violentamente al mar; se les aísla en centros de internamiento de extranjeros; se les deporta a terceros países… se les niega sin pudor su apertura al mundo, su humanidad.

Pero no nos engañemos, cuando se levantaron los muros ilusorios de las fronteras no se hicieron solo para que no entraran aquellos a los que ahora se discrimina, sino para que no saliéramos los que estábamos dentro del cerco: para que no saliéramos del temor a lo diferente, para que no saliéramos de la ignorancia, para que no saliéramos de la estupidez chovinista… en definitiva, para asfixiar el espíritu humano y su apertura social.

Los de “adentro” y los de “afuera” compartimos el mismo muro que nos impide estar abiertos a la sociedad, al mundo, a la historia, a la vida… va siendo hora de ir derribando esos muros, que en ocasiones son físicos, otras legales, otras ideológicos y también sicológicos, pero sobre todo son ilusorios porque no están en la esencia humana.

¡Desmontemos la ilusión de los muros! ¡Afirmemos nuestra esencia de estar abiertos a los demás!

El futuro se impondrá a los nuevos fascismos


Sasha Volkoff | El auge del neofascismo en Europa lleva ya varios años, desde el Frente Nacional francés, que fue quizás el primero en cobrar relevancia, hasta el reciente despunte de VOX en España, pasando por los gobiernos de Hungría o Polonia, o el más reciente en Italia. Para colmo de males, el mal ejemplo ya se ha extendido a América, siendo punta de lanza el Brasil de Bolsonaro y los EEUU de Trump.

Frente a esta situación, mucha gente se siente, legítimamente, muy preocupada. No es para menos, ya que estos partidos hacen propuestas que son más propias de la Edad Media que del siglo XXI. Por poner el ejemplo que mejor conozco, VOX propone defender a los cazadores y a los toreros, mientras que quiere echar a todos los inmigrantes (ilegales de momento) y quitar protección a las mujeres y a los colectivos LGTB.

Algunos activistas progresistas llaman a resistir o combatir el fascismo. Yo me pregunto cuál es la causa de este auge, porque si no lo comprendemos, tampoco podremos levantar alternativas válidas.

Desde mi punto de vista, este auge es en realidad el síntoma que demuestra que hay un cambio civilizatorio planetario en marcha. Lógicamente, ante un cambio de tamaña magnitud, mucha gente se siente atemorizada. El futuro no está ni mucho menos claro, y las instituciones que otrora ofrecían cierta referencia (sobre todo los partidos y movimientos políticos) no saben hacia dónde orientarse, además de sufrir un gran desprestigio. Los neofascismos son el intento de poner orden frente al caos que representa todo cambio. En esta etapa de la humanidad, cuando el proceso de mundialización ya ha superado las divisiones políticas y geográficas, el cambio que se está incubando es muy profundo, y consecuentemente la reacción también es fuerte.

Este neofascismo actual es la versión occidental del radicalismo islamista que ha ido cobrando fuerza desde finales del siglo pasado. Ambos dicen combatirse entre sí, pero en realidad usan las mismas armas y tienen las mismas propuestas, solo que unos son de un color y los otros de otro. En ambos casos se trata de intentos desesperados por evitar lo inevitable, por poner un orden artificial en una crisis de la cual, no hay ninguna duda, saldrá una humanidad mucho más fortalecida, solidaria e igualitaria. La civilización planetaria avanza hacia la justicia, el amor y la compasión, pero todo cambio tiene su precio.

En este caso, se trata de deshacerse de los viejos ropajes producto del racionalismo moderno, heredado de la revolución francesa, para avanzar hacia una nueva organización social, más justa y descentralizada, a nivel mundial. Así, por un lado, tenemos al poder de turno que busca conservar lo que tiene, y de paso obtener más si puede, y por otro tenemos a un sector importante de la población, completamente abandonado por las instituciones, empobrecido, atemorizado por un futuro que dice que habrá cada vez más movimientos migratorios y cada vez menos trabajo (por causa de la bendita automatización). Buena parte de esta población quiere creer las promesas de los nuevos fascistas y (de momento) los apoya, mientras que de parte del poder, un sector los combate por temor a perder privilegios, mientras que otro sector los apoya, porque al final saben que acabarán favorecidos (y porque también comparten los temores antes expuestos).

Pero los nuevos fascismos no podrán resolver nada, y llegará un momento en que ya no tendrán a quién echarle la culpa; entonces, las poblaciones los irán abandonando paulatinamente. Además, están combatiendo contra un proceso histórico que seguirá avanzando, pese a las dificultades. Los derechos que las mujeres van consiguiendo se irán consolidando y ampliando, la libertad sexual se irá propagando, la automatización nos irá liberando paulatinamente del yugo del trabajo alienante.

Sintetizando, hay un gran proceso mundial de cambio en marcha, y será muy positivo para todos. Lamentablemente, frente a esto hay una oleada de conservadurismo que pretende frenar las ruedas inexorables de la historia; esta oleada está abocada al fracaso, pero por el camino causará dolor y sufrimiento. Combatamos a los adalides del pasado, pero sin perder de vista que el futuro es del ser humano, que superará estos “inconvenientes” pasajeros para continuar con su liberación de las condiciones de origen.

Fuente: Pressenza

2 octubre: La Metodología de la no-violencia es la única salida

“Ningún Ser Humano nace violento, la violencia no es un destino, es una intención. La intención opuesta es posible. La metodología de la no-violencia es el único camino válido para desterrar la violencia en el mundo”.

En el 2007 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) instauró al 2 de Octubre, día del nacimiento de Mahatma Gandhi, como “Día Internacional de la No Violencia”. Así pues, este año celebramos su décimo primer aniversario.

La violencia, en todas las formas imaginables, se expande por el planeta. Guerras convencionales, territorios ocupados, amenazas nucleares… que podrían desembocar en una catástrofe nuclear futura, hambrunas, migraciones masivas, explotación económica, crisis de millones de refugiados, ataques terroristas, violencia en las escuelas, en las ciudades, en los hogares y violencia también en el interior de las personas, que se expresa como sufrimiento interno y genera destrucción. La violencia, en todas sus formas es parte fundamental de un sistema individualista y deshumanizante cuya metodología de acción, siempre genera más violencia.

Sin embargo, observando los acontecimientos de estos últimos años es posible vislumbrar una vía de solución al problema: la “metodología de la no-violencia activa”.

La no-violencia es una nueva sensibilidad que comienza a expresarse en la creciente oposición a distintas formas de violencia en distintos continentes y en grandes y pequeños conjuntos humanos e incluso en acciones individuales.

La no-violencia es una metodología de acción que impulsa una profunda transformación individual y social, poniendo al ser humano como valor central.

La no-violencia es una fuerza capaz de modificar la dirección violenta e inhumana de los acontecimientos actuales.

La no-violencia promueve una nueva actitud interna y externa frente a la vida, teniendo como herramientas principales:

  • El cambio personal, el fortalecimiento y el desarrollo interno, y la transformación social simultánea
  • El rechazo y el vacío a las diferentes formas de discriminación y violencia.
  • La no-colaboración con las prácticas violentas.
  • La denuncia de todos los hechos de discriminación y violencia.
  • La desobediencia civil frente a la violencia institucionalizada
  • La organización y movilización social, voluntaria y solidaria.
  • El desarrollo de las virtudes personales y de las mejores y más profundas aspiraciones humanas.

La metodología de la no-violencia se ha expresado en la historia con claras acciones y desarrollos en su intento de trasformar al mundo. Aportes como los realizados por León Tolstoi, Mahatma Gandhi, Martin Luther King, Mandela y, más recientemente, por el guía de la no-violencia y fundador de la corriente de pensamiento conocida como Nuevo Humanismo, Silo.

La metodología de la no-violencia se expresa también en las miles y miles de acciones en común que millones de personas impulsan a diario en todo el planeta. Organizaciones, grupos de voluntarios y personas aisladas que con espíritu solidario intentan transformar las situaciones de violencia que existen a su alrededor.

Son señales de la no-violencia, señales de una nueva espiritualidad y una nueva solidaridad. Señales de un nuevo horizonte personal y social que necesitamos construir. Son señales de una evolución no-violenta de la que cada uno puede formar parte.

Poco a poco se va comprendiendo que “sin progreso para todos no habrá progreso para ninguno”.

Es el momento oportuno para que se exprese el mensaje calmo y potente de la no-violencia. Un momento de gran necesidad en que se deben expresar nuestras mejores cualidades para construir un futuro no-violento.

Comunicado de La Comunidad para el Desarrollo Humano

2 de octubre de 2018

49 aniversario del Movimiento Humanista. Ampliando la señal de la no violencia

Alfonso Bueno y María González | El pasado 4 de mayo se celebraba, en varios países del mundo, el 49 aniversario del nacimiento del proyecto humanista, conmemorado en el Día del Testimonio. El 4 de mayo de 1969, Mario Rodríguez Cobos, Silo, pronunció la arenga de la Curación del Sufrimiento a los pies del monte Aconcagua, donde hoy se ubica el Parque de estudio y reflexión Punta de Vacas. Esta arenga ha inspirado a los organismos del Movimiento Humanista y al Mensaje de Silo.

En el mensaje de aquel día, se sintetiza buena parte de nuestra metodología no violenta. Han pasado 49 años de aquel primer mensaje público del maestro. En ese tiempo, el paisaje nevado de aquellas piedras ha cambiado. A las montañas milenarias se ha sumado un umbral, un monolito, una sala esférica, una fuente, unas estelas… También se ha ampliado el paisaje humano, que ahora es mucho más numeroso y diverso que en aquellos primeros días. Y ese paisaje humano ha llevado a su vez los monolitos, las estelas, las fuentes, las salas y los umbrales por todo el planeta. Estos lugares son sagrados, pero no lo son por sí mismos. Somos nosotros los que los llenamos de su esencia, como hace 49 años Silo hizo con aquella primera semilla humanista. Nosotros hacemos que estos lugares cobren sentido.

En este día sentimos la necesidad de mostrar lo mejor que tenemos, de compartirlo y de seguir ampliando la señal, la señal de la no violencia, que si bien no es tarea fácil por la inercia de un paisaje que nos invita a dejar de creer, a nosotros nos lleva a rebelamos ante esa imposición, y a creer en las posibilidades de este ser humano aparentemente frágil, pero fuerte cuando la coherencia y sus mejores aspiraciones dan dirección a su vida.

Esas aspiraciones nos han guiado a lo largo de nuestra larga historia, encontrando siempre la forma de abrirnos camino, llevándonos siempre al encuentro con otros, y eso da sentido a cada acción que ponemos en marcha para superar el dolor y sufrimiento en uno mismo y en los demás.

Pero en el largo devenir de la historia, ¿qué son 49 años? Acaso una bocanada de aire, un latido, un parpadeo… Pero, amigas, amigos, ¿y si estos fueran… la bocanada de aire que nos conectara con el aliento de los dioses, el latido que activara el cambio social, el parpadeo que hiciese que cayese el velo que hace que lo inmortal parezca algo mortal?

Hoy es un buen día para agradecer que este mensaje un día nos legara, invitándonos a despertar, a elevar y profundizar en la mirada para descubrir que ese futuro se está construyendo ya con la gente que ama al ser humano y su capacidad de adaptación creciente.

parque 3
María González y Alfonso Bueno haciendo la introducción al acto en Parque Toledo

La fuerza de la no violencia

Gloria López | Cientos de personas han celebrado en la madrileña plaza de la Remonta el Día internacional de la No violencia.

2 de octubre de 2017. Globos naranjas, pancartas, cintas de Moebius. Música, risas de niños y un calmo murmullo, saludaban al entrar a la plaza de la Remonta, en el madrileño barrio de Tetuán. Gentes de distintas edades, procedencias y sensibilidades dieron testimonio de la No violencia, no solo de su historia, sino de su necesidad y de su futuro.

Voluntarios de barrios como Vallecas, Hortaleza, Barrio del Pilar, La Latina, Carabanchel, Lavapiés, Usera, Legazpi, y de ciudades como Alcobendas o Alcalá de Henares, prepararon el lugar. Un espacio que se fue cargando con el afecto de cada uno de los que llegaba a mostrar su rechazo a toda forma de violencia. “Con la que está cayendo, no es fácil abrir un espacio en la propia vida a la comunicación y el encuentro con otros”, dijo María González Galeano, de la Asociación Humanista Entrevecinos de Tetuán, en la apertura del evento, “por eso tenemos que agradecer a todas las personas que hoy estamos aquí, valorar el aporte genuino de cada cual, y el aprendizaje que vamos haciendo todos en conjunto”. En el acto participaron también organizaciones como La Paz, de Alcobendas, Abnae al Araieche be Almahjar y Fundación Alulbeyt España, y la emisora de radio Planeta Latino, que retransmitió el evento.

Ángel Pascual, desde La Comunidad para el Desarrollo Humano, organismo que hizo suya la celebración del día de la no violencia, desde que hace 10 años la ONU decidiera conmemorar de este modo el nacimiento de Ghandi, señaló que el objetivo es crear “una cultura de paz y no violencia en el mundo”, es “instalar una conciencia a la que la violencia le provoque repugnancia”.

De este modo se iniciaban unas intervenciones que han denunciado los distintos tipos de violencia y su manifestación en el ámbito familiar, educativo, laboral, social, personal, espiritual y político, y que también han descrito los atributos de la no violencia. “Conviene resaltar aquello que va, aquello que abre posibilidades y nos anima a construir”, dijo Virginia López, de La Comunidad. “Y es que, bien pensado, creo que la mayoría de la gente no queremos la violencia”.

Íñigo Gómez Plácito y Jessica Navarro denunciaron el “crecimiento de fanatismos” y la “confrontación entre las diferentes culturas”, y llamaron a la convergencia de la diversidad. Desde Convergencia de las Culturas, junto con varios colectivos, se ha constituido una mesa de trabajo para llevar adelante una acción conjunta: una Mesa de Diálogo entre Culturas.

La no violencia está inspirada en una profunda espiritualidad: ese “sustrato”, que nutre las mejores aspiraciones de los seres humanos y que hoy se ve cercada por una cultura materialista, individualista y pragmática. “Hoy, más que nunca, siento la necesidad de recuperar ciertas experiencias significativas” que se encuentran en esa “profundidad de cada uno de nosotros”, testimoniaba Rosa Cimas, de la Comunidad del Mensaje de Silo de Alcobendas. “De este modo cogeremos fuerza para transformar escudos y violencia en inteligencia conjunta y bienestar”.

El crecimiento del armamentismo y la guerra, el cierre de fronteras frente a la inmigración y los refugiados, la destrucción del medio ambiente y la concentración del poder económico y político cada vez en menos manos fueron denunciados por Pablo Martín, representante del Partido Humanista en el ámbito internacional.

José Álvarez describió las pinceladas que definen la política humanista, poniendo el foco en asuntos fundamentales como la redistribución de los recursos, la democracia real, la defensa de sectores de la población especialmente discriminados como son las mujeres, los jóvenes y los inmigrantes. “El cambio se producirá cuando la gente comience a entender que el individualismo es el gran cómplice de este sistema. Cuando los anhelos, las aspiraciones, los problemas y las preocupaciones de mi vecino sean también las mías”, enfatizó.

Una señal desde el futuro

“Lanzamos hoy una señal que esperamos sea escuchada y compartida. También una invitación para que sean muchos los que se unan a esta propuesta. Porque, como decía Ortega, para esta misión “todos somos pocos”. Y nos comprometemos a no abandonar. A no resignarnos. A no rendirnos. Porque vale la pena”.

Suave y verdadero, el mensaje de la no violencia se expresó con fuerza en la Remonta. Un ámbito de gente muy diversa, atenta y conectada, lo acogía, amplificándolo. La celebración del 2 de octubre nos dio, de este modo una experiencia válida a la que recurrir. Una de esas experiencias que se gestan en la profundidad y se abren en la hermosa diversidad humana desde el futuro.

2 de octubre de 2017: Día Internacional de la no-violencia

En el 2007 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) instauró al 2 de octubre, día del nacimiento de Mahatma Gandhi, como “Día Internacional de la no violencia”. Así pues, este año celebramos su décimo aniversario.

La violencia golpea al mundo y se expande por el planeta en forma de guerras convencionales, territorios ocupados, amenazas nucleares que podrían desembocar en una catástrofe nuclear futura, hambrunas, migraciones masivas, explotación económica, crisis de millones de refugiados, ataques terroristas, violencia en las escuelas, en las ciudades, en los hogares, y violencia también en el interior de las personas que se expresa como sufrimiento interno. La violencia, en todas sus expresiones (física, económica, racial, religiosa, moral y psicológica) es parte fundamental de un sistema individualista y  deshumanizante cuya metodología de acción, siempre genera más violencia.

La solución al problema de las diferentes formas de violencia existe, y reside en aplicar una metodología precisa: la “metodología de la no-violencia activa”.

La no-violencia es una metodología de acción que impulsa una profunda transformación individual y social.

La no-violencia es una fuerza capaz de modificar la dirección violenta e inhumana de los acontecimientos actuales.

La no-violencia promueve una nueva actitud interna y externa frente a la vida, teniendo como herramientas principales:

  • El cambio personal, el fortalecimiento y el desarrollo interno, y la transformación social simultánea
  • El rechazo y el vacío a las diferentes formas de discriminación y violencia.
  • La no colaboración con las prácticas violentas.
  • La denuncia de todos los hechos de discriminación y violencia.
  • La desobediencia civil frente a la violencia institucionalizada.
  • La organización y movilización social, voluntaria y solidaria.
  • El desarrollo de las virtudes personales y de las mejores y más profundas aspiraciones humanas.

La metodología de la no-violencia se ha expresado en la historia con claras acciones y desarrollos en su intento de trasformar al mundo. Aportes como los realizados por León Tolstoi, Mahatma Gandhi, Martin Luther King, Mandela y, más recientemente, por el guía de la no-violencia y fundador de la corriente de pensamiento conocida como Nuevo Humanismo, Silo.

“Tomar conciencia, aprender y producir acciones concretas en base a la metodología de la no-violencia es el único camino para desterrar la violencia en el mundo”

La metodología de la no-violencia se expresa también en las miles y miles de acciones en común que millones de personas impulsan a diario en todo el planeta. Organizaciones, grupos de voluntarios y personas aisladas que con espíritu solidario intentan transformar las situaciones de violencia que existen a su alrededor.

Son señales de la no-violencia, señales de una nueva espiritualidad y una nueva solidaridad. Señales de un nuevo horizonte personal y social que necesitamos construir. Son señales de una evolución no-violenta de la que cada uno puede formar parte.

Es el momento oportuno para que se exprese el mensaje calmo y potente de la no-violencia. Un momento de gran necesidad en que se deben expresar nuestras mejores cualidades para construir un futuro no-violento.

El próximo 2 de octubre irradiemos con fuerza al mundo el mensaje que dice:  “La metodología de la no-violencia es la única salida”.

Acto por la no violencia próximo 2 de octubre en la Plaza de la Remonta, metro Valdeacederas, Madrid. A partir de las 19:00 h.