Archivo de la categoría: Participación y Política

La generación de ruptura

DARIO ERGAS (Santiago de Chile) | Hemos quedado atónitos con la manifestación de una nueva generación que avisó de su existencia estos últimos meses en Chile. Expresaron, subvirtiendo el orden económico y público, que no les gusta el sistema social en que viven. Se manifestaron y fue creciendo entre ellos un sentimiento de afecto, solidaridad, un reconocimiento mutuo, que sintonizó a toda su generación y arrastró también a las restantes de sus hermanos mayores, padres y abuelos. De pronto, como en un cuento de Saramago, todos nos dimos cuenta que el sistema político, económico y financiero era absurdo, que la democracia formal de los políticos era una hipocresía, que el gobierno protegía a una élite.

Un mundo que hasta el día anterior era una verdad total se desplomó. Ya no queremos competir, ya no nos interesa el consumo, ni el año escolar, no queremos ganarle al vecino, no le creemos a la televisión, ni al presidente, ni al parlamento. El dios dinero comenzó su agonía y así ya no puede dictar las normas de convivencia. Por el contrario, mancha todo lo que toca.

El grito que unió las marchas multitudinarias canta:
Chile despertó, despertó, despertó.

¿Pero qué significa exactamente ese despertar?

La opinión más común es que los abusos del sistema financiero neoliberal fueron los causantes. De ahí se desprende que la angustia económica de las clases medias y las más desposeídas sean el disparador de un fenómeno revolucionario. Revolución en esta ocasión sin partidos ni caudillos que la dirijan. El sistema habría llegado a un nivel de impunidad que agotó la sociedad, que ahora no cejará la presión hasta que una asamblea constituyente vuelva a definir la relación entre capital y trabajo, las reglas democráticas, la propiedad de los recursos naturales, el estándar del bien común de la salud y la educación, el estado federativo y plurinacional.

Esta es una hipótesis más o menos aceptada, propia de las filosofías economicistas del siglo XX. Algunos incluso leen en esto el principio del fin del neoliberalismo ya que en el mismo país donde se probaron sus teorías ahora serán barridas por el pueblo que alguna vez se ilusionó con ellas.

Es interesante, pero creo que hay otras aristas que me gustaría explorar.

Es probable que el fenómeno generacional no sea exclusivo de este país, sino que tenga características planetarias; el caso de Hong-Kong es llamativo por su similitud.

Pudiera una generación estar despertando mundialmente y estar abriendo los ojos hacia el horizonte del futuro. Es por “despertar” que ya no quieren este sistema de antivalores, ahogado por el capital financiero que pretende disciplinar la libertad por medio de palancas económicas y bursátiles. No importa si se trata de luchar contra el partido comunista chino o contra el rey de España o contra el poder corporativo financiero o el estado nacional: algo cambió en la sensibilidad de las nuevas generaciones que despertaron y descubrieron que se trata de ellos, de su mundo, y que tienen el deber y el derecho de transformarlo. No importa cuál símbolo sintetice aquel sistema individualista y tramposo del que se quieren despojar, no importa cuál sea el símbolo de lo que restringe la libertad y la diversidad, no importa con qué métodos nos exacerben esos deseos inútiles y sinsentido de querer más, la generación joven se está alzando en distintas latitudes, y parece que en una interesante dirección. De pronto descubrieron que los síntomas de la depresión, pánico, suicidio, incluso la ludopatía que padecían, era por la asfixia de valores individualistas, discriminatorios y competitivos y no por enfermedad mental como se les hacía creer. Inician así una revolución que transgrede las costumbres del sistema económico financiero uniforme y comprenden que son ellos los protagonistas.

Estas generaciones nacieron ya sin las referencias típicas del sistema, que ya estaban en decadencia: la Iglesia, la democracia, los políticos; un sistema capaz de matar y de destruir el planeta entero por dinero. Al menos esa es la representación que se tiene de una institucionalidad incapaz de evitar el colapso nuclear, ambiental, económico y moral.

Los pueblos se están sintonizando en este paisaje mundial con una generación sin los referentes tradicionales del sistema. Ya no son solo las nuevas generaciones, sino todas ellas se sincronizan en un espíritu hasta ahora desconocido. Sospecho que sobrepasará cualquier molde con que se las quiera contener, moldes que irán cayendo uno tras otro ante el caudal de la energía joven de una generación crítica que inaugura un nuevo momento histórico y probablemente anuncia una nueva era.

El análisis tradicional de lucha de clases y considerar que el ser humano es un ser económico, y que ese es el factor de cambio (o sea todos nos movemos por pesos, o sea nuestra alma es esencialmente corrupta), pudiera no ser válido. Al dejarnos llevar por ese tipo de pensamiento no tenemos todos los elementos para saber cómo actuar en esta revolución que queremos fomentar.

Reducir el motor humano a los factores productivos y considerar que la violencia de masas es una violencia revolucionaria y puede ser “utilizada” para una “causa mayor”, podría no alcanzar para analizar la complejidad de lo que se viene.

Intento entonces encontrar un ángulo existencial y humanista para comprender el momento que vivimos, y evaluar la acción para acompañar este cambio en la mejor dirección.

Entre las causas de las pérdidas de referencias sociales, morales y religiosas está el desgaste de las creencias culturales que chocaron con un nuevo paisaje tecnológico y mundializado.

Entre las causas de las pérdidas de referencias sociales, morales y religiosas está el desgaste de las creencias culturales que chocaron con un nuevo paisaje tecnológico y mundializado.

Pudiera ser que esa desestabilización de las referencias identitarias y del propio “yo” estuviera impactando a la conciencia desde sus necesidades espirituales más profundas. Una suerte de vacío mental provocado por la caída de las creencias y modelos que hasta hace poco nos orientaban está permitiendo a la conciencia personal y social acceder a la experiencia de su motivación más profunda y esencial. La mente liberada de los viejos moldes que la contenía (creencias religiosas, ideológicas, legales y económicas) revitaliza una búsqueda esencial en la que no se encuentra aislada, sino junto a otros en que se reconocen como humanidad.

Si de esto se tratara, el espíritu del ser, el sentido, aquello que trasciende el propio yo, está despertando en estas generaciones y conmoviendo al ser humano en la Tierra. El sistema está temblando, está muriendo su último dios, el dinero, y ajusta sus métodos para detener un nuevo fenómeno psicosocial que irrumpió justo cuando se sentía victorioso.

Aunque nos alegremos porque el espíritu está renaciendo en el corazón de cada uno y de todos, hay que reconocer que esta revolución es de los jóvenes. En el paisaje existencial de la juventud no están las iglesias, ni las ideologías, ni los políticos, ni los jerarcas, ni los gobiernos. Sí están la tecnología y la comunicación instantánea. Son ellos la chispa que enciende los nuevos tiempos.

Son ellos los protagonistas de este momento histórico. Así que, si la historia alguna vez “contó con los pobres del mundo”, hoy le abre paso a una juventud para la que ya no existen los esquemas de la modernidad ni la postmodernidad.

Pareciera que asistimos al fin de un mundo y eso hace temblar los cimientos de nuestra psique.

Pero también podríamos estar asistiendo al nacimiento del ser humano del futuro, a la creación de un tipo de sociedad universal inédita hasta ahora. Somos quizás los afortunados observadores de la creación histórica e intencional del ser humano.

Sea que la historia y nuestra propia vida es movida por factores de la economía de producción o de mercado, sea que estamos ante un sistema de creencias y valores que murió y produce un vacío mental que permite el contacto con un nuevo significado espiritual y un sentido trascendente de la vida, serán consideraciones importantes para definir nuestra acción en este momento que nos toca vivir.

Si se trata de un espiral evolutivo, la crisis global probablemente terminará por derrumbar los últimos pilares de las civilizaciones modernas para dar paso a una civilización planetaria imprevisible. Sea cual sea el contexto que consideremos en que nos encontramos tenemos que reflexionar cómo vamos a colaborar como personas y como comunidades en la construcción de la humanidad futura. Somos la condición de origen de los nuevos tiempos y podemos esforzarnos para comprender qué nos pasa y poner lo mejor que tengamos para la construcción humana común.

Hemos sido testigos en las calles de la poesía expresada en letreros de cartón que cada cual confecciona, todos ellos traduciendo una dignidad que sintoniza con el compañero o la compañera de marcha: “No dejamos la calle hasta que valga la pena vivir”; “No era depresión, era capitalismo”; “Una violación no se borra, un rayado sí; una vida no se recupera, lo material sí”; entre muchos otros que muestran algo muy grande que burbujea en cada cartel. Pareciera que una fuerza muy importante hubiera despertado de la profundidad del alma, una fuerza vital que se experimenta junto a los otros y tiñe a la vida de sentido, una fuerza que nos comunica los unos a los otros, que nos hace amar nuestras diferencias y reconocernos como iguales, un sentimiento hermoso de querer lo mejor no solo para los míos, también para los tuyos, un sentimiento de humanidad que está acariciando la razón para encontrar nuevos significados. Ya no es soportable la injusticia, el abuso, la violencia y la discriminación. Ya no es soportable una sociedad que tolera la violencia económica concentrando la riqueza. Ya no se admite dominar a las multitudes por la fuerza o por la manipulación psicológica o química. Ya nadie acepta el desarrollo destruyendo el sistema ecológico. Intolerables también son la violencia sexual, el fanatismo religioso o ideológico.

Parece que un nuevo espíritu está manifestándose en medio del derrumbe de los modelos y esquemas actuales.

¿Cuál es la acción vital para este momento que nos toca vivir? ¿Cómo nos emplazamos personalmente y junto a nuestra comunidad para aportar a la construcción de lo que viene? ¿Qué virtud personal pongo al servicio de lo conjunto para avanzar hacia un progreso de todos y para todos? La generación crítica, la de la inflexión entre un mundo que muere y otro que nace finalmente amaneció. ¿Cómo empujamos en nuestra situación personal y comunitaria, en nuestra situación vital, para que la fuerza que nos está animando siga creciendo, contagiando e inspirando la sociedad planetaria, del bien común, de liberación personal, sin muros ni fronteras físicas o mentales?

Fuente: Pressenza

Una iniciativa ciudadana convoca concentraciones en 13 ciudades españolas contra la guerra en Siria

Las manifestaciones están previstas para el 12 de diciembre entre las 18:30 y las 19:30.

Una iniciativa ciudadana ha convocado concentraciones en 13 ciudades españolas para exigir el fin de la guerra en Siria. Las manifestaciones están previstas para el próximo lunes 12 de diciembre entre las 18:30 y las 19:30 horas. La movilización, convocada a través de Facebook, tiene como objetivo “mostrar el rechazo” al conflicto en el país árabe y reclamar responsabilidades “tanto al Gobierno de España como a la Unión Europea”, según recogen los responsables de la iniciativa en un manifiesto.

Bajo el lema ‘Siria. No a la guerra’, el proyecto comenzó a través de redes sociales en Madrid y Barcelona impulsada por tres particulares. En apenas una semana se han sumado Gijón, Valencia, Menorca, Zaragoza, Toledo, Salamanca, Tenerife, Ávila, Málaga, Sevilla y A Coruña. 

Sorprendidos por la buena acogida de la iniciativa, desde la organización de Madrid aseguran que, aunque no saben el alcance real que tendrá y la asistencia en cada ciudad, su objetivo es “llenar las plazas y demostrar al pueblo sirio apoyo desde España”. “Queremos denunciar la indiferencia y el silencio de la comunidad internacional ante una guerra que se ha cobrado más de 470.000 víctimas, ha provocado 11 millones de desplazados y ha sumido al país en una crisis humanitaria sin precedentes”, afirman.

Según explican, las movilizaciones no buscan señalar a un bando u a otro como culpables del conflicto, pues “en el momento en que comienzan los bombardeos deja de haber buenos y malos”. “Convocamos este encuentro para que las principales plazas de las ciudades españolas se llenen de personas que no pertenecemos a colectivos ni a partidos políticos, sino que simplemente rechazamos cualquier tipo de violación de derechos humanos y no queremos seguir permitiendo que se mire para otro lado”, añaden.

Para animar a la ciudadanía a sumarse a la convocatoria la organización ha lanzado un vídeo titulado “No estamos ciegos” con el que esperan “llegar al máximo número de personas posible, animarles a que se salgan a la calle, a que muestren su solidaridad con el pueblo sirio y hagan ver al Gobierno nuestro rechazo a su indiferencia”. Los usuarios pueden participar con sus propios vídeos caseros con el hashtag #NoEstamosCiegos.

no-a-la-guerra

Fuente: Público

El Partido Humanista se presenta a las elecciones en Madrid, Asturias y Las Palmas

Después de obtener más de 8.000 avales de amigos y simpatizantes, a los que públicamente queremos agradecer su apoyo, el Partido Humanista ha conseguido que sus candidaturas sean aceptadas en tres circunscripciones electorales, Madrid, Asturias y Las Palmas de Gran Canaria.

Pero no es que no haya humanistas en otras regiones y provincias. Es que la Ley Electoral está consiguiendo su objetivo de impedir que las opciones que cuentan con menos recursos económicos o menos desarrollo consigan presentarse a las elecciones generales.

En cada elección cientos de candidaturas legítimas ven truncadas sus aspiraciones de presentar sus alternativas y sus candidatos a la población. Cuantas menos opciones electorales haya, mejor para los grandes partidos, esos mismos que han quedado desacreditados y que no representan a la mayoría de la población.

En esta campaña electoral, los humanistas plantearemos el tema de la violencia y de la no violencia como eje central de la campaña.

La violencia ha arraigado profundamente en todos los campos de la actividad humana. La practican los que especulan con nuestras necesidades básicas, con la salud, la educación o la vivienda, los que niegan los derechos a la libertad de expresión o de manifestación, los que “reforman” el mercado laboral y convierten a los trabajadores en carne de cañón para ser usada y despedida según las apetencias del capital, los que invaden territorios y bombardean poblaciones para controlar y apropiarse de recursos naturales, los que niegan el paso a los que huyen de la guerra y les devuelven al medio que otros han destruido.

La violencia es la negación de la humanidad del otro, su “cosificación” y va unida la discriminación. Este código se transmite y reproduce socialmente a través de la educación y de los medios de comunicación y se experimenta en las relaciones personales como desconfianza, temor, incomunicación y falta de futuro.

Los humanistas planteamos la prioridad de asumir la no violencia activa como metodología para transformar esta situación de deshumanización creciente. Si vivimos en un sistema cuya metodología es la violencia y el valor central la acumulación de poder y dinero, la propuesta humanista se basa en construir otro sistema, poniendo al ser humano como valor central

En las circunstancias actuales, eliminar o disminuir la violencia significa priorizar una salud y una educación públicas y universales frente a la desigualdad actual; devolver al todo social el poder de decisión que le ha sido negado, hasta construir una democracia real basada en las unidades vecinales; equilibrar la relación entre capital y trabajo mediante la participación de los trabajadores en las decisiones importantes de la empresa y la creación de bancos públicos sin intereses que eliminen la especulación y la usura del capital financiero que se adueña de personas, empresas y países, y detener al complejo militar industrial que se lucra con el negocio de la guerra y desmantelar los arsenales nucleares.

La no violencia es igualdad de derechos y oportunidades para todos los seres humanos. La no violencia es reparto de la riqueza. La no violencia es respeto a la diversidad: libertad de ideas y creencias. La no violencia es tratar a los demás como quieres que te traten. Pero asumir la no violencia activa es ante todo una elección personal

¡Elige la no violencia!

¡No violencia, el camino hacia la libertad!

Entrevista a Jordi Álvarez Candidato al Congreso por Cantabria del Partido Humanista

jordi-santander

El candidato humanista habla de No-Violencia, Desarme Nuclear, Banca Pública, Derechos de los Inmigrantes, etc. en una entrevista para Onda Cantabria.

http://www.ivoox.com/entrevista-a-jordi-alvarez-candidato-al-congreso-por_md_9740830_wp_1.mp3″ Ir a descargar

El Partido Humanista comienza la campaña electoral

ph españaCon el eslogan “No violencia, la fuerza que transformará el mundo”, el Partido Humanista sintetiza el mensaje que defenderá en la campaña electoral de cara a las elecciones nacionales del 20 de diciembre.

Al hablar de violencia, los humanistas no se refieren únicamente a la guerra ni a la violencia física, sino a todo tipo de violencia: económica, racial, religiosa, sexual, psicológica y moral. Además, sostienen, “no hay falsas salidas para acabar con la violencia”.

La política debe abandonar el discurso de “lo que se puede hacer” y conectar con las mejores aspiraciones que han guiado a los pueblos a lo largo de su historia para superar el dolor y el sufrimiento. Lo contrario, el discurso del pragmatismo que utilizan los profesionales de la política, sólo busca mantener las cosas como están, dejando aparcadas las necesidades de la gente con vagas promesas de mejoras que nunca llegarán.

Las mujeres y hombres que formamos el Partido Humanista reivindicamos la resistencia justa contra toda forma de violencia: física, económica, racial, religiosa, sexual, psicológica y moral.

No hay falsas salidas para acabar con la violencia. Hablamos de una revolución. Si vivimos en un sistema cuya metodología es la violencia y el valor central la acumulación de poder y dinero, la propuesta humanista apunta a construir otro modelo social, basado en el respeto de la libertad humana y que tome al ser humano como valor central.

Propuestas

La no violencia es el reparto de la riqueza

Una banca pública sin interés para acabar con la usura de la banca privada.

Una renta básica universal.

Empresas de propiedad participada de los trabajadores, en las que capital y trabajo compartan la gestión y el beneficio de las empresas.

La no violencia es el rechazo a la guerra

Desmantelar los arsenales nucleares.

Salida de la OTAN.

La no violencia son iguales derechos e iguales oportunidades para todos

Regularización de todos los inmigrantes que están en nuestro país.

La no violencia son una salud y una educación públicas

Universales, gratuitas y de calidad para todos los habitantes, sin distinción de nacionalidades.

La no violencia es cuidar el medio ambiente

Programa de energías limpias.

Penalizar el delito ecológico

La no violencia es el respeto a la diversidad

Libertad de ideas y creencias.

El PH participa en la presentación de una nueva candidatura, ‘La Izquierda’

Acto-confluencia la izquierda

El próximo lunes, a las 11.30 será presentada en rueda de prensa una nueva candidatura de izquierdas que concurrirá a las elecciones generales del 20 de diciembre. ‘La izquierda’ es el nombre de esta propuesta electoral que se ha ido articulando en un proceso de confluencia entre partidos políticos y asociaciones que defienden que, para presentar alternativas a las políticas y sociales actuales, es necesario unirse.

“Sabemos que no habrá progreso si no es de todos y para todos y, por eso, hace falta tomar una resolución humilde y generosa que salte sobre personalismos y cálculos mezquinos”, aseguró José Luís Álvarez por parte del Partido Humanista en el primer acto público realizado por esa confluencia de fuerzas que apunta a convertirse en coalición.

En la rueda de prensa participarán los seis grupos promotores: Partido Humanista, la plataforma Convocatoria Cívica, del juez Baltasar Garzón, Los Verdes, Somos Izquierda –formación en la que milita Beatriz Talegón–, Ezkerra Verdeak y Nova Esquerda Socialista. Todavía siguen sumándose fuerzas. La nueva candidatura llama a otras formaciones, principalmente a IU, a concurrir juntos el 20-D.

El Partido Humanista realizó una consulta entre sus miembros plenos para votar si se quería ir en coalición y con su identidad con las fuerzas políticas con las que se inició el trabajo de confluencia y una amplia mayoría votó a favor. Las condiciones que para el PH son indispensables para mantener la coalición son: un programa claramente de izquierdas y no violento; mantener la identidad y visibilidad del PH; respeto a todos los grupos y a la opinión de las minorías y, por último, trabajar desde esta candidatura por seguir construyendo la unidad de la izquierda más allá del hito electoral.

Según explican los promotores de la nueva candidatura, ‘La Izquierda’ nace con el objetivo de construir un proyecto “a medio y largo plazo”, que vaya “más allá de las elecciones”. En su programa de mínimos incluyen propuestas como la salida de la OTAN, la derogación de los “repagos” sanitarios, un “derecho constitucional efectivo de la vivienda” y un proceso extraordinario de regularización de inmigrantes, entre otras.

Estas ratas gigantes detectaban minas antipersona en Mozambique

La Cricetomys gambianus tiene un gran sentido del olfato, que le permite detectar las minas • Imagen de David Rengel y Álvaro Laiz).
La Cricetomys gambianus tiene un gran sentido del olfato, que le permite detectar las minas • Imagen de David Rengel y Álvaro Laiz).

David Rengel y Álvaro Laiz / Les llaman HeroRats, ratas gigantes africanas que detectan minas antipersonas gracias a su gran olfato. Su reducido peso evita la explosión y, según la empresa APOPO, su precio más asequible permite limpiar terrenos de países africanos sin recursos. En un año y medio descubrieron casi 400 minas de las que se beneficiaron directa e indirectamente unas 44.547 personas, según la empresa.

El Jeep levanta una gran polvareda roja mientras se adentra por el camino que conduce hacia la Universidad de Agricultura de Morogoro en Tanzania. Allí viven y se entrenan las heroínas de Peter Mushi, las ‘HeroRats’: ratas gigantes africanas que colaboran con la detección de minas antipersonas gracias a su buen olfato y su reducido tamaño, que evita la explosión, uno de los principales peligros de la lucha contra los restos de conflictos olvidados.

Peter Mushi, de 32 años, es uno de los cuidadores de los roedores. Había oído muchas historias de accidentes relacionados con minas antipersonas, en su mayoría retazos de la guerra civil de Mozambique, terminada en 1992, donde estas ratas han logrado desactivar minas. La Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Terrestres apunta que, desde 1999, estos dispositivos han sido responsables de 73.576 muertes, sin contar las personas amputadas o con heridas. En un año han sido 5.426 víctimas, y una quinta parte se produce en África.

“Las muertes y lesiones son solo dos de las aterradoras causas de las minas terrestres”, explica Havard Bach, experto en desminado en el Centro Internacional de Desminado Humanitario de Ginebra. “Estos artefactos sin estallar hacen que carreteras, autopistas y enormes extensiones de tierra queden inútiles y sin uso. El miedo persiste durante años después de un solo accidente, frenando el crecimiento”.

Mushi reconoce que odiaba las ratas. Ahora l leva trabajando con ellas casi siete años. Al principio fue escéptico cuando el hombre que concibió la idea le habló de sus futuras compañeras de trabajo. “Pensé que estaba bromeando cuando me dijo que podían olfatear minas y restos de metralla. Me sorprendió que las ratas pudieran hacer una cosa así”.

Bart Weetjensel, cerebro detrás de APOPO (acrónimo holandés que significa Desarrollo de Productos para la Detección de Minas Antipersonas), hablaba muy en serio. Fabricar una mina apenas cuesta un dólar, pero limpiarla exige más de 1.000 dólares.

Muy pocos países se pueden permitir los costes que supone localizarlas y extraerlas según los métodos tradicionales (detector de metales, perros adiestrados…), así que  Weetjensel decidió contribuir a su mayor accesibilidad con un nuevo sistema: ratas gigantes, concretamente la Cricetomys gambianus, un tipo característico del África Subsahariana, de gran tamaño, que puede llegar a los 80 centímetros (cola incluida), con un gran olfato.

Menor riesgo de explosiones y más barato

Descubrió diversos artículos sobre científicos estadounidenses que en los 70 habían trabajado con ratones para la localización de explosivos en aeropuertos. “¿Y si las ratas pudieran hacer eso?”, se preguntó. El sentido del olfato de las ratas es excelente, son nativas de África, las enfermedades tropicales no les causan problemas y su peso es el adecuado, ya que es inferior al baremo de 5 a 10 kilos necesarios para disparar una mina.

Mushi, que supervisa más de 14 ratas, explica que otra de sus principales ventajas es el coste. “Y esto es muy importante en un continente como África; entrenar a una rata cuesta no más de 4.000 euros, aproximadamente un tercio de lo que cuesta formar a un perro”. Las habilidades se adquieren en apenas seis u ocho meses, “un año para las más lentas”, dicen sus entrenadores.

El entrenamiento comienza a las cuatro semanas de vida, cuando son separadas de sus madres para iniciar un proceso de aclimatación a la presencia humana. En la siguiente fase, los instructores enseñan a los roedores a asociar un sonido de clic con algo sabroso: un plátano o cacahuetes. Estas mismas delicias se utilizan como premio cuando encuentran una mina o las bolas de té con olor a TNT con las que se les entrenan. En la fase final, antes de que sean enviadas a Mozambique, se les realizan varias pruebas en los campos de minas que APOPO tiene en Tanzania.

“Fue difícil convencer a la comunidad internacional sobre la viabilidad de las ratas como detectoras de minas”, reconoce el creador del proyecto, que ahora ha sumado entre sus valedores a la Universidad de Amberes y el gobierno belga, junto con más de 30 grupos, entre ellos el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas, la Feria del Desarrollo del Banco Mundial y la Fundación Schwab para el Emprendimiento.

“El método de usar ratas para detectar minas es una realidad que salva vidas”, añade Weetjens. En sus primeros pasos, con cerca de 30 HeroRats acreditadas, han recorrido más de un millón de metros cuadrados de Mozambique y descubierto casi 400 minas y más de 3.000 armas pequeñas y munición u otros artefactos explosivos en un año y medio, por lo que se estima que se beneficiaron directa e indirectamente unas 44.547 personas.

La tarea continúa: la ONU dice que quedan más de seis millones de metros cuadrados aún sin limpiar. APOPO está considerando la posibilidad de que sus ratas se usen en otros países devastados por la guerra, como Angola o Congo. “El beneficio para la población no solo viene por la posibilidad de salvar vidas, también se dan casos de recuperación de terrenos para el cultivo”, dice Weetjens.

Otra lucha: ratas contra la tuberculosis

Cuando Bart Weetjensel vio en un informe de la Organización Mundial de la Salud que las muertes por tuberculosis podrían cuadruplicarse a 8 millones en 2015, comenzó a pensar qué podía hacer para paliar esa desastrosa situación. La enfermedad es especialmente común en el África subsahariana, donde es la principal causa de muerte en las personas con VIH. A pesar de ello, sólo el 1% de las personas con VIH se realizan una prueba de tuberculosis debido a la falta de disponibilidad de una prueba barata, rápida y precisa.

Weetjens recordó que los antiguos chinos afirmaban que podían diagnosticar la enfermedad de la tuberculosis por el olor de la saliva sobre una llama o roca caliente, de una persona infectada. “Si somos capaces de oler la tuberculosis una vez que ha infectado a una persona con nuestros sistemas olfativos poco desarrollados, las ratas y los perros deben ser capaces de olerlo en una etapa mucho más temprana”, pensó. Él y su esposa, Maureen Jubitana, recogieron muestras y comenzaron a experimentar con ratas de APOPO para identificar el olor de la tuberculosis en el esputo humano. “Fue maravilloso comprobar que consiguieron detectarlo”, dijo Weetjens.

En el último año las ratas han analizado 23.624 muestras recogidas de cinco centros de tratamiento y observación en Dar es Salaam. Se estima que los casos detectados en el último año por las ratas de APOPO impidieron 900 muertes y 13.575 nuevas transmisiones, según la empresa.

Fuente: eldiario.es

Buscando la política humana: Arturo Viloria, candidato del Partido Humanista de España

arturo viloria

Mina Orcellet / Hemos podido hablar con Arturo Viloria Fuentes, secretario general y el candidato principal del Partido humanista (PH) para las elecciones europeas, con quien me he sentido cómoda hablando desde el primer momento. El partido Humanista, como su nombre indica es un partido orientado a los derechos e intereses de las personas ante todo. Cabe destacar que es un partido muy comprometido con sus ideas que se basan menos en la economía y más en el compromiso social. Seguir leyendo Buscando la política humana: Arturo Viloria, candidato del Partido Humanista de España

El Partido Humanista decide presentarse a las elecciones europeas en solitario

Arturo Viloria, actual secretario general del Partido Humanista de España, junto a María González, militante de Madrid
Arturo Viloria, actual secretario general del Partido Humanista de España, junto a María González, militante de Madrid

La militancia del Partido Humanista de España ha decidido que presentará candidatura en solitario para las próximas elecciones europeas del 25 de mayo. La decisión ha sido tomada tras un proceso de intercambio que ha concluido con una consulta que se ha llevado a cabo este fin de semana, coincidiendo con la celebración del 30 aniversario del nacimiento del partido.

La votación, realizada electrónicamente, ha contado con la participación de más del 90 por ciento de los miembros del Partido, quienes han elegido entre tres opciones: no presentar candidatura y hacer una campaña alternativa; presentar candidatura del PH en solitario; presentarse formando parte alguna plataforma afín.

“Hemos vivido un proceso interno en el que sobre todo, se ha buscado enfatizar en la comunicación y la participación directa de los militantes del partido y eso ha resultado muy bien”, asegura Arturo Viloria, secretario general del PH. “Ojalá sucediera así en el medio social en el que vivimos y pudiéramos hablar de una democracia real y no simplemente formal”. Seguir leyendo El Partido Humanista decide presentarse a las elecciones europeas en solitario

Movimientos sociales europeos convocan el 1 de junio: “Pueblos Unidos contra la Troika”

1junio

El 1 de junio más de 60 ciudades europeas serán escenario de la movilización “Pueblos unidos contra la Troika” convocada por la plataforma “Marea Ciudadana”. El objetivo es expresar el rechazo a las medidas impuestas por la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Los organizadores quieren dejar claro “el gran fracaso que han supuesto las políticas económicas y financieras de recortes, desahucios, reforma laboral y privatizaciones impuestas”. Seguir leyendo Movimientos sociales europeos convocan el 1 de junio: “Pueblos Unidos contra la Troika”