Claves para hablar sobre la situación de los refugiados en España y Europa

CEAR • ¿A cuántas personas refugiadas ha acogido España? ¿Cuántas han llegado? ¿Están cumpliendo sus compromisos los países europeos? Son algunas de las consultas más frecuentes que hemos recibido en CEAR en el último año. Conceptos que aunque parezcan sinónimos son diferentes.

No todos los que llegan lo hacen a través de los acuerdos europeos

Se suelen mencionar datos de acogida y llegadas sin contar las personas refugiadas que tratan de solicitar asilo en España a través de sus fronteras naturales, ya sea por tierra, mar o aire.

Para hacerse una idea, en el año 2015, cerca de 15.000 personas trataron de solicitar asilo en España;solo 1,1 por ciento del total de la Unión Europea, la mayoría lo hicieron en territorio y fronteras españolas, al margen de los acuerdos europeos. En lo que respecta a las llegadas por mar, casi 4.000 personas lo hicieron a través de las costas españolas; solo 0,4 por ciento del total al resto de países europeos.

En el mismo año en el que se recibieron mayor número de solicitudes de personas procedentes de países en conflicto, en un contexto sin precedentes desde la II Guerra Mundial, siete de cada diez resoluciones del Ministerio de Interior fueron desfavorables, un 12 por ciento más que el año anterior.

04_ue_entradasirregueporrutas

Reubicaciones desde Grecia e Italia

Este programa fue aprobado como respuesta de los países miembros de la Unión Europea a la llegada en 2015 de más de un millón de personas tratando de buscar refugio y una vida digna, especialmente a las costas griegas e italianas; más de 840.000 a través del Egeo (84 por ciento) y más de 150.000 a través del Mediterráneo Central (15 por ciento).

En julio de 2015, los estados se comprometieron a reubicar a 32.256 solicitantes de asilo procedentes de Italia y Grecia, con el compromiso de ampliar en diciembre hasta los 40.000, de acuerdo con la propuesta de la Comisión Europea. Ese compromiso nunca fue ampliado ni concretado.

Pero tras la icónica foto de Aylan, y la presión social y mediática, este compromiso se vio multiplicado dos meses después. En este segundo acuerdo, 22 estados europeos aceptaron la reubicación de 120.000 solicitantes de asilo procedentes de Italia, Grecia y Hungría, lo que situaba el compromiso en 160.000 a repartir proporcionalmente entre los miembros de países de la UE.

Aunque en la propuesta inicial de la Comisión, Hungría figuraba como país desde el que se reubicarían solicitantes de asilo, su Gobierno rechazó el esquema final adoptado por el Consejo. Por este motivo, de los 120.000 reubicados acordados, 54.000 quedaron pendientes de reasignación entre los estados receptores. Un cupo que aún no ha sido reasignado, pero al que se han comprometido oficialmente.

En concreto, España se comprometió a reubicar a 15.888 personas que se encuentran ya en Europa en dos años; 9.323 desde Grecia e Italia, a la espera de determinar la procedencia de los cerca de 6.565 refugiados restantes (pendientes tras la negativa de Hungría). Según el propio Gobierno español todavía no está determinado el origen y debe fijarse en el conjunto de la UE.

Reasentamiento desde terceros países fuera de la UE

Se trata de un programa por el cual países como España se comprometen a acoger a personas refugiadas que se encuentran en terceros países. Esta circunstancia puede deberse a diversos motivos: que el primer país niegue los derechos básicos a las personas refugiadas; que las autoridades no quieran o no puedan proporcionarles una protección eficaz; o que su vida corra peligro en dicho país o su libertad se vea amenazada.

El reasentamiento depende de la voluntad del tercer Estado (ningún país está obligado a reasentar a las personas refugiadas) y es la solución duradera menos utilizada. Se trata de una de las vías legales y seguras que impediría la pérdida de más vidas en el Mediterráneo, por este motivo CEAR exige que este compromiso se amplíe y sea permanente. Además de fomentar otras vías para que no tengan que arriesgar su vida en su intento de buscar refugio, como la posibilidad de solicitar asilo en embajadas y consulados o la emisión de visados humanitarios.

La existencia de esta figura es anterior a los compromisos europeos del año 2015, por los cuales los  países miembro se comprometieron a acoger a 22.504 personas prioritariamente de Oriente Medio, Cuerno de África y Norte de África. Es importante recalcar que actualmente el 86 por ciento de las personas refugiadas son acogidas por los países más empobrecidos, en muchas ocasiones en condiciones que no garantizan ni su dignidad ni su protección internacional. Actualmente países como: Líbano acogen más de un millón de personas refugiadas; Jordania a 664.000; Turquía a 2.7 millones; y Pakistán a 1.5 millones.

poblacion_reubicadosyreasentados

Un compromiso que suponía poner solo un “parche”, si se compara con el número de llegadas de estos dos últimos años y la proporción que representaría este colectivo en el conjunto de la población de la Unión Europea. No obstante, 22 estados europeos solo han sido capaces de comprometerse a 22.504 en dos años. En el caso de España, únicamente se comprometió a reasentar a 1.449 personas.

Lamentablemente, estos compromisos de mínimos no solo no se han ampliado, sino que los países europeos han aumentado el número de vallas y acuerdos para externalizar las fronteras, con terceros países no seguros que no garantizan la protección internacional, como el ratificado con Turquía en marzo de 2016, que ha sido denunciado por CEAR ante las instituciones europeas. Un acuerdo ilegal e inmoral por el cual los países UE pueden devolver a una persona al país turco a cambio de reasentar una persona refugiada en territorio europeo, en lo que se ha denominado el mecanismo 1:1 y que supone una nueva vuelta de tuerca a la “subasta de personas refugiadas” de la Unión Europea.

Libros: En presencia de la ausencia

Tercera sesión del Club de Lectura organizado por Casa Árabe y la Librería Balqís. En esta ocasión, se leerá y discutirá la obra En presencia de la ausencia, de Mahmud Darwix , que será presentado por Luz Gómez.

En presencia de la ausencia es la autobiografía poética de Mahmud Darwix (1941-2008): “La Nakba de 1948, la marcha de la OLP de Beirut en 1982, el refugio en Túnez, el regreso a Gaza en 1994, son cortes históricos que Darwix aborda en En presencia de la ausencia. De sus tres libros en prosa, más o menos autobiográficos los tres (Crónica de la tristeza ordinaria, Memoria para el olvido y éste), En presencia de la ausencia es el más biográfico y el más poético, ya que los hechos están despojados de su presunto suceder.
En este sentido la obra no es una autobiografía: la memoria no ejerce su habitual papel judicial. La memoria no hace memoria. La ausencia, que es el vivir presente y todo vivir posible, es su expresión activa. Llamar a la unión entre escritura, memoria y presente es poco menos que innecesario en la obra tardía de Darwix, pues en la mentalidad del ausente-poeta no están disociadas”, del Prólogo de Jorge Gimeno.
Luz Gómez es profesora de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad Autónoma de Madrid. Autora de Diccionario de islam e islamismo y Marxismo, islam e islamismo. El proyecto de Adil Husayn. En 2012 obtuvo el Premio Nacional de Traducción por su versión de En presencia de la ausencia, de Mahmud Darwix. Ha traducido también a Gibrán Jalil Gibrán, Abbas Beydoun, Sargón Boulus y Hanan al-Sheykh. Colabora con El País.
29 de septiembre de 2016
Sala de las columnas (Casa Árabe, Alcalá 62, Madrid) 20:00 horas Entrada libre previa inscripción

Conferencia: Talibán, al-Qaeda, Daesh: competidores en la escena yihadista

Casa Árabe, junto con Casa Asia y Club de Madrid organizan esta conferencia sobre la escena yihadista.

Dos décadas han pasado desde la irrupción de los talibán en el escenario internacional, al-Qaeda se le adelantó otros diez años y los herederos del yihadismo violento en la actualidad parecen ser los combatientes del autodenominado Estado Islámico. Esta prominencia de Daesh en los medios no significa que los Talibán y al-Qaeda estén al margen o en vías de extinción; sus estrategias y combatientes se transforman para adaptarse al entorno, sus tácticas mutan según ganen o pierdan terreno y sus interlocutores internacionales reaccionan a ello. Siria, Iraq, Libia, Yemen, el Sahel, el Sinaí, pero también Afganistán y Pakistán son presas de la feroz competencia de estos grupos extremistas que aprovechan la debilidad de los estados para aumentar su poder. Las víctimas del extremismo violento de estos actores no estatales abarcan todos los continentes, por lo que analizar su evolución es un ejercicio obligado.

Esta conferencia, en la que participan Teresa Gutiérrez del Álamo, directora del Centro de Casa Asia en Madrid, y Rubén Campos, coordinador de programas en Club de Madrid, y será moderada por Karim Hauser, responsable de Gobernanza de Casa Árabe, correrá a cargo de Ahmed Rashid, periodista experto en Asia central y Oriente Medio, y contará con la intervención de Pilar Requena, periodista de TVE.
26 de septiembre de 2016
Auditorio de Casa Árabe (c/ Alcalá, 62). 19:00 horas Entrada libre hasta completar el aforo.

Silo, un camino espiritual, pre-estreno en Madrid

El documental Silo, un camino espiritual se proyectará en Madrid, en el cine Callao, el próximo jueves 15 de septiembre, a las 20:00 horas. El documental ha recibido numerosos premios y está nominado a otros. Estará presente la productora Ana L’ Homme.

El próximo 15 de septiembre, tendrá lugar en la capital española el pre-estreno del documental sobre la figura del pensador y revolucionario latinoamericano de la no violencia Silo (Mario Luis Rodríguez Cobos).

El documental ficcionado“cuenta la inspiradora historia de las respuestas de un hombre a la violencia y a la deshumanización en el mundo actual”,  según puede leerse en la sinopsis del filme.

“Sus ideas fueron fuertemente reprimidas por los regímenes militares en Argentina y Chile” pero  “el planteo de Silo –un sistema radical de autorealización que lleva a cambios sociales, culturales y políticos no violentos–, resuena fuertemente en quienes trabajan hoy por la justicia social y por los derechos humanos”, según sus autores.

Dirigido por Pablo Lavín, el documental ha ganado varios premios, entre ellos: el Accolade Global Film Award al Mérito en La Jolla California, el Hollywood International Independent Documentary Award por Excelencia; el Spotlight Documentary Platinum film award en Atlanta Georgia; el Foreign Documentary award en el Near Nazareth Film Festival en Israel y  ha obtenido el tercer lugar en la sección Documentales del 12 Months Film Festival de Rumanía, entre otras nominaciones y reconocimientos.

La chilena Ana L´ Homme estará presente en este pre-estreno para presentar el documental y atender a la prensa.

Más información: Silo, un camino espiritual

 

“Los países de Latinoamérica han conformado la región más progresista en lo que es el desarme nuclear”

Pressenza El año pasado en la ONU, después de dos décadas de estancamiento del tratado de la no proliferación nuclear se resolvió formar un grupo de trabajo entre países que estudien las medidas, disposiciones y normas jurídicas necesarias para establecer y mantener un mundo sin armas nucleares.

El pasado agosto, en Ginebra, este grupo de trabajo concluyó su tarea en recomendaciones acerca del desarme nuclear, documento que será presentado en la asamblea general de la ONU.

Para profundizar sobre este hecho conversamos con Carlos Umaña, coordinador de Médicos Internacionales para la Prevención de la Guerra Nuclear, que forma parte de la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares. La entrevista se realizó en el ciclo En la Oreja de Pichincha Universal, la radio pública de Quito en el 95.3 FM que se emite cada viernes de 9 a 10 AM.

¿Qué significa esta recomendación del grupo de trabajo, y cuáles serán los próximos pasos en la negociación del tratado de prohibición de las armas nucleares en el 2017?

El grupo de trabajo fue una comisión de la asamblea general para discutir los siguientes pasos a seguir sobre el desarme nuclear, enfocados desde la campaña de abolición de las armas nucleares y la prevención de la guerra nuclear.

El informe final fue el mejor desenlace que pudo haber tenido este grupo de discusión. Ahora la idea es que estas recomendaciones emitidas en el informe se lleven en noviembre al Comité, y sí en esta reunión son acogidas se iniciarían, entonces, las negociaciones, dentro del marco de la ONU, para un tratado de prevención de las armas nucleares.

¿Cómo ha sido la participación de los países con armas nucleares en el foro, en Ginebra?

Propiamente ninguno de los países poseedores de armas nucleares estuvo ahí, los que estuvieron fueron sus aliados, quienes los representaron de forma indirecta. En el foro convocado no se decía explícitamente que se hablaría sobre un tratado de prohibición, el mismo que se ha venido discutiendo desde hace unos tres años.

Los países poseedores de armas nucleares no están de acuerdo en dejar su hegemonía nuclear, entonces no asisten a este tipo de foros y su participación indirecta se da a través de los países militares que no poseen armas nucleares, pero que están cubiertos bajo el llamado paraguas nuclear.

Para contrastar, ¿cómo ha sido la participación de los países de la región?

Los países de Latinoamérica han conformado la región más progresista en lo que es el desarme nuclear a través de la CELAC. Hemos hecho una gran alianza que ha sido contundente, progresiva, y cada vez más fuerte en torno a lo que es el desarme.

Algunos países de la región incluyendo Ecuador y Costa Rica, particularmente, emitieron un documento de trabajo n°34 del que se tomaron las recomendaciones para elaborar el informe por parte del grupo de trabajo de participación abierta. Un documento progresista que al leerlo como activista de la sociedad civil es excelente, ni siquiera lo puedes editar porque está tan bien escrito que refleja, exactamente, lo que queremos en este momento. El documento propone iniciar conversaciones en el 2017 para un tratado jurídicamente vinculante que prohíba las armas nucleares.

En Ginebra hubo una anécdota interesante, en la última sesión del grupo de trabajo, Australia intentó destruir todo lo acordado, ¿qué ocurrió y cómo se logró la aprobación del texto final?

Aquello fue increíble y emocionante frente a cuestiones diplomáticas, que tienden a ser muy tediosas.

El caso ocurrió en una sesión cerrada que no permitió la participación de la sociedad civil,  aquí aparentemente se había negociado un informe con un texto más suave, donde se hacían otras recomendaciones y solo se sugería iniciar conversaciones acerca de un tratado de prohibición.

En este marco, Australia dice que quiere hacer un voto sobre este informe al ya haberlo suavizado, frente a esto, Guatemala dice: “bueno, si vamos a votar, entonces votemos por algo más contundente”.

La mayoría aceptó y se votó el otro texto (el documento de trabajo n°34), pero no el texto que era más blandengue, sino la recomendación para que en el 2017 se inicien las negociaciones para un tratado de prohibición.

Al final, el resultado fue muy interesante: hubo 68 votos a favor, 22 en contra y 13 abstenciones. Y por los 13 que se abstuvieron se pudo ver que los aliados de los nuclearmente armados no actúan en bloque, existe un debilitamiento de ese actuar al unísono.

Además, ha habido mucha presión en países como Noruega, por parte de la sociedad civil para que ellos adopten una posición y actúen a favor del desarme nuclear. Por eso, en lugar de ir en contra de estas recomendaciones, se abstuvieron de votar, lo que fue una buena señal.

Se pudo ver el rompimiento de la unidad de los países nuclearmente armados con una jugada genial de Guatemala al proponer la moción de enmienda y que al final reflejó un resultado excelente.

¿Fue así cómo se pudo ver que estos países aun pequeños, sí pueden mover el tablero?

Este es el principio de multilateralidad, donde todos tienen la capacidad de negociar, en un país y en otro. Estamos hablando del poderío económico, una carta que los países nuclearmente armados no se esperaban como resolución de la asamblea general. El documento obviamente va a ejercer bastante presión debajo de la mesa, todavía no se sabe qué va a acontecer para impedir que llegue a materializarse. Sin embargo, por la fuerza que está teniendo, vemos que será muy difícil que pueda detenerse. La situación del desarme nuclear es bastante optimista porque no se ha visto tal progreso en mucho tiempo.

¿Cuál es el poder del tratado de prohibición del desarme nuclear y por qué tantos esfuerzos invertidos por parte de la sociedad civil?

La prohibición como tal produce la estigmatización, proceso que se ha visto antes, en torno a otras armas de destrucción masiva, las que primero se han prohibido y luego eliminado. Casi como regla general, los últimos en adoptar esa prohibición son los países poseedores. Los que tienen el poder son los últimos en aceptar, porque primero los países en mayoría se ponen de acuerdo que es algo negativo y esa es la presión que ejercen sobre los demás.

La cuestión con la prohibición obliga a los países a adoptar una posición concreta sobre el desarme nuclear (lo aceptan o no). La prohibición tiene varias vetas: en la producción, en la tenencia, en el transporte, en la producción de materiales, en apoyar actividades directa o indirectamente incluso la inversión en armas nucleares.

Las armas existen gracias a unos grupos pequeños muy poderosos que generan muchísima ganancia y así pueden influir sobre los gobiernos. Por ello si se retiran estas inversiones a nivel global, empezarían a perder su poderío. Al final, sin esa presión sobre los otros países es mucho más fácil que se dé la prohibición misma que precede a la eliminación; que es en lo que consiste la estigmatización.

Por todo esto, quienes conformamos la comunidad global de sociedad civil estamos bastante contentos y continuaremos trabajando para que siga el progreso hacia un tratado de prohibición del que estamos cada vez más cerca.