Alto a la trata de mujeres mauritanas a Arabia Saudita

La Confederación Sindical Internacional expresa su profunda alarma ante los informes que le transmiten sus sindicatos afiliados de Mauritania sobre el tráfico de 900 mujeres mauritanas para trabajar en Arabia Saudí. Muchas son víctimas de abusos de los que no tienen escapatoria.

Mientras a Mauritania le sigue resultando difícil saldar cuentas con la esclavitud tradicional, están proliferando formas contemporáneas de esclavitud, como el tráfico de seres humanos.

Los sindicatos mauritanos afiliados a la CSI reciben cada día quejas de trabajadoras retornadas de Arabia Saudí víctimas del tráfico de personas. Todas denuncian las falsas promesas de un salario digno y de un empleo como enfermeras y maestras en Arabia Saudí, cuando lo que les esperaba era trabajar como empleadas de hogar por unos dólares al día. A muchas de ellas les confiscaron el pasaporte y no podían abandonar la residencia en la que trabajaban sin permiso de su empleador. Algunas denuncian haber sufrido acoso sexual, palizas y haber permanecido encerradas en una habitación sin comida ni agua. A otras las amenazaban con violarlas si se quejaban sobre sus condiciones laborales. Cuando pedían volver a Mauritania, sus patronos se negaban.

Estas trabajadoras son claramente víctimas del tráfico de mano de obra forzosa. A pesar de ruegos de las familias y los sindicatos mauritanos, el gobierno mauritano hace oídos sordos.

Los abusos no cesarán hasta que no se reforme el programa para la mano de obra migrante, incorporando en el sistema gerencial salvaguardas que impidan el trabajo forzoso.

Haga un llamamiento al Gobierno mauritano para que ponga fin a la trata de trabajadoras a Arabia saudita

Anuncios