Celebración en la montaña

Silo en Punta de Vacas (Argentina, 1969)
Silo en Punta de Vacas (Argentina, 1969)

Ernesto H. De Casas / El próximo 4 de mayo de 2014, celebraremos otra vez el Día del Testimonio, con relación a aquella notoria fecha en la que Silo nos dio su arenga ‘La Curación del Sufrimiento’. Además, como preludio a conmemorar en 2019 el 50º aniversario de la misma.

Alguien se preguntará, ¿y cómo sucedió aquello? Haciendo un poco de historia, hemos de retrotraernos al comienzo de los años 60, cuando el joven Mario Rodríguez Cobos empieza dando su punto de vista a sus amigos, vecinos, compañeros, quienes pronto harían suya su propuesta y darían lugar a los primeros grupos de estudios. Aquello implicó la decisión de dejar otras de sus muchas actividades, como se desprende de lo que comentara: “Hice un reordenamiento de mis verdades internas y me decidí por este camino”.

Más adelante, después de numerosas reuniones, retiros, viajes, estudios y experiencias, decidió realizar su retiro personal en un paraje remoto hacia el 69. Así fue que llega a este formidable lugar mendocino de Punta de Vacas, donde se estableció en solitario, construyendo su ermita, como lugar de meditación. En algún momento cruza la cordillera [1] andina para dar unas pláticas y en otra ocasión recibe a unos periodistas; sigue instalado en la montaña con sus reflexiones. Fue recién al finalizar aquel verano que aceptó hablar en público en ese mismo lugar, ante las negativas de las autoridades de permitir hacer un acto en el centro urbano. Ayudamos en los preparativos y aquel día soleado de mayo pudo dirigirse, por vez primera, al público que se acercó al inhóspito paraje. Su voz tronó con aquella frase: “Si has venido, a escuchar a un hombre…” [2] y devino en Silo, desglosando su pensamiento sobre la superación del dolor y el sufrimiento, la urgencia de la no violencia, descartar el deseo y atender a la necesidad, cerrar falsas puertas o proseguir en la historia, aprender a amar, elevar el espíritu, el cuerpo y mucho más. Todo esto en un país con tremenda censura y en un mundo convulsionado de mil maneras. Más tarde, presentaría sus revelaciones en “La Mirada Interna”.

Se había iniciado un movimiento y corriente de opinión, que devendría en el Movimiento Humanista, tal como aseveró, “Si hubiéramos encontrado una corriente que se hiciera eco de nuestras propuestas, seguro nos hubiéramos sumado; como así no fue, hemos de formar la nuestra propia”. Continuando su prédica con aquello de: “Hablo de lo que hace libre y feliz al ser humano”. Y cómo no, pues se trata de la premisa universal de: “Humanizar la Tierra”. Más amigos participan, se incorporan y difunden las ideas. Ha nacido el siloismo.

Pasaron unos 30 años antes de que volviera a disertar, en el 99, comenzando con aquel impactante “¡Aquí estamos de nuevo! [3]”. Cinco años después expone otra vez, en la celebración anual de mensajeros, con un retundo: “Fracasamos, pero ¡insistimos!” [4] (ya que en el panorama mundial se enseñorea el auge de la violencia y los conflictos en general, a pesar de los esfuerzos realizados). Posteriormente, durante las Jornadas de Inspiración espiritual, en mayo de 2007 [5], nos recomienda la Reconciliación como experiencia espiritual profunda considerando que no hay avances en la liberación, personal y social, sin una reconciliación de gran calado interno. Todo lo cual se incluye en el texto ‘A cielo abierto’ [6].

Estas son brevísimas menciones de lo realizado en este lugar de altas cumbres, con un despliegue de actividades que ha abarcado más de cuatro décadas Silo ha cubierto todos los rincones del planeta, con una variedad de temas, en numerosos encuentros, entrevistas, pláticas, actos y eventos. Así, nos ha dejado su magnífica obra en diversos textos, como un autor prolífico e inspirador; tanto en el campo del Nuevo Humanismo, como en su contribución a la nueva espiritualidad con ‘El Mensaje de Silo’.

Es por todo ello un ser excepcional, de personalidad paradigmática, sabio auténtico, guía incuestionable, que nos conmueve y alienta. Quien no ha cesado un solo día de su vida, en profundizar y expresar, generosa y desinteresadamente, sus descubrimientos con futuro para el bien de todos. Por eso: Gracias Silo.

Paz Fuerza y Alegría

 

Notas
[1] Quedando registrado su discurso como Diálogos de la Isla Negra (por ese lugar de la costa chilena) en el descatalogado texto de Silo y la Liberación.
[2] La Curación del Sufrimiento- Punta de Vacas, 4 de mayo de 1969.
[3] Palabras de Silo con motivo del acto recordatorio del trigésimo aniversario –en Parque Punta de Vacas 4 de Mayo de 1999.
[4] Palabras de Silo con motivo de la primera celebración anual del Mensaje de Silo. Parque Punta de Vacas. 4 de Mayo de 2004.
[5] Días de Inspiración Espiritual-Parque Punta de Vacas, Argentina, 3, 4 y 5 de mayo de 2007.
[6] Y en el apartado Hitos, de http://www.Silo.net
Anuncios

Un comentario en “Celebración en la montaña

  1. Pingback: Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.