La trampa de las participaciones preferentes

preferentes

Rafael García Cepas (abogado) / Las participaciones preferentes son un producto financiero complejo, a camino entre una acción y un bono de deuda perpetua, sin fecha de vencimiento, por lo que la entidad bancaria no tiene obligación de devolver el capital inicial si no quiere, ya que el ignorante ahorrador no sabe que adquiría una parte de la entidad bancaria.

Las participaciones preferentes se comenzaron a comercializar en el año 2003 para captar fondos para las cajas y bancos, pero no fue hasta el año 2009 cuando se ofertaron masivamente, coincidiendo con las restricciones de acceso de capital en los mercados bancarios y la caída de remuneración de los depósitos. El principal beneficio de este producto es que generaban originariamente intereses vinculados a que la caja o banco registrara beneficios, por eso se ofertaban con una gran rentabilidad de un 7% a un 10%, durante un plazo de 5 a 10 años y al final la entidad bancaria acababa rescatando la inversión inicial por ser tan beneficiosas para el inversor. Al ser un producto complejo el cliente que quería adquirir las preferentes debía pasar un test de idoneidad que curiosamente todos los clientes superaban.

El problema ha surgido cuando la Banca ha tenido que ser reestructurada por la crisis de deuda, por una crisis en su modelo de negocio; necesitada de recapitalización, ofertaba a la ciudadanía un producto financiero con características de depósito de alta rentabilidad con reintegro de lo invertido. ¡Una supuesta gran estafa o mentira! ya que el ahorrador compraba una parte de la entidad bancaria, sin capacidad de voto en la junta de accionistas y sin devolución de lo entregado, solo podía esperar el preferentista que pudiera vender en el mercado secundario su producto y recuperar su inversión, que normalmente efectuaba la entidad bancaria para no pagar intereses tan elevados.

¡Es un escándalo mayúsculo, que a clientes sin suficientes conocimientos en soluciones bancarias, se les ofertara un producto tan complicado, de resultado incierto y sin reintegración de su dinero salvo que pudiera vender su producto en el mercado secundario! Los empleados de las sucursales bancarias tenían órdenes de sus superiores de vender el “producto infame” sin consideración alguna, con objeto de recapitalizar a la banca en sus pérdidas. La codicia bancaria ha sido tal que para quedarse con el dinero de los ahorradores, ofrecieron las participaciones preferentes maquillándolas como un producto de una gran rentabilidad al estilo de un deposito dinerario, no informando del riesgo en su inversión y la perpetuidad de la operación; convencieron a los clientes para que firmaran cuanto antes, sin comprender lo que contrataban, ni los riesgos que asumían, CONSENTIMIENTO VICIADO Y NULO CONTRACTUALMENTE, como están resolviendo habitualmente los Juzgados y Tribunales españoles en la vía civil ordinaria. Entre ellos quiero destacar la sentencia de mayo de 2013, dictada por la Audiencia Provincial de Baleares, que condenó a Bankpime a abonar un total de 207.514 euros a una preferentista de 74 años; la condena a Novagalicia por parte del Juzgado de Instrucción nº 1 de Cambados, Galicia, de 10 de julio de 2012, por “malas prácticas”; la sentencia de mayo de 2012 de la Audiencia Provincial de Zaragoza condenando al Banco Popular a devolver 78.000 euros del producto preferente a una pareja de ancianos; ejemplarizante también que la Audiencia Provincial de Alicante en octubre de 2012 fallara a favor del cliente en que se le abonaran 309.021,44 euros por adquirir participaciones preferentes del Banco CAM.

Actualmente la Audiencia Nacional ha admitido a trámite la querella de UPyD sobre la supuesta estafa masiva de Bankia por ocultar información a los clientes preferentistas en su fusión y salida a Bolsa, entre otras cuestiones, un procedimiento penal complejo y que durará previsiblemente más de 10 años, por lo que no es una vía recomendable para obtener su dinero.

Ante la masiva movilización ciudadana, la gran mayoría de las entidades bancarias están ofreciendo acuerdos extrajudiciales de sometimiento a ARBITRAJE, que dependiendo de la situación personal están ofertando entre un 45% a un 80 % del dinero invertido, SOLUCION MENOS RECOMENDABLE por cuanto que perderá la mayor parte de los ahorros de toda su vida por no explicarle la verdad en su inversión, usted decide, póngase en manos de un buen profesional y obtendrá los mayores réditos en su reclamación.

Anuncios

Un comentario en “La trampa de las participaciones preferentes

  1. Pingback: Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.