Represión de los derechos sindicales y las libertades económicas en el mundo entero

Colombia y las Américas siguen a la cabeza en el lúgubre historial de asesinato y represión de los trabajadores involucrados en actividades sindicales, según la última edición del Informe Anual sobre las violaciones de los derechos sindicales, publicado por la CSI coincidiendo con la 100ª Conferencia de la OIT.

El Informe Anual abarca 143 países y presenta un panorama en que la población lucha por obtener mayores derechos económicos y el respeto de su libertad sindical, a lo que numerosos Gobiernos y empresas responden con represión, despidos, violencia, amenazas de muerte y asesinatos.

El Informe Anual, que cubre el año 2010, revela:

  • 90 asesinatos de sindicalistas (49 tan solo en Colombia)
  • 75 amenazas de muerte registradas, y al menos 2.500 arrestos
  • por lo menos 5.000 despidos de sindicalistas a causa de sus actividades sindicales.

“En todo el mundo, los trabajadores, las comunidades y la población en general intenta reclamar sus derechos básicos a un trabajo decente y una vida decente, enfrentándose en muchos países a despidos, violencia y en casos extremos incluso el asesinato, por parte de Gobiernos, empleadores y empresas”, comentó hoy la Secretaria General de la Confederación Sindical Internacional, Sharan Burrow.

Las tendencias globales destacadas en el Informe incluyen Gobiernos que no aplican la legislación laboral, falta de apoyo para la financiación de inspecciones o de protección, ausencia de derechos y abusos contra los trabajadores migrantes en el mundo entero, y más particularmente en los Estados del Golfo, y la explotación de la mano de obra mayoritariamente femenina en las zonas francas industriales de todo el mundo.

En Oriente Medio, el Informe Anual relativo al año 2010 refleja una situación en que los Gobiernos intentan reprimir a la población que lucha por obtener mejoras económicas en sus vidas a través de la representación sindical, mejores salarios y negociación colectiva.

En Egipto, el informe constata despidos y represalias por parte de los empleadores, violencia policial y numerosos arrestos conforme más y más trabajadores se afiliaron a sindicatos independientes y emprendieron acciones de huelga.

En Túnez, el informe destaca la oleada creciente de protesta social vinculada a la lucha por derechos económicos, y la respuesta gubernamental mediante injerencia en los asuntos sindicales.

En Bahréin, el informe subraya el problema recurrente del desempleo y la desigualdad, y este año la CSI sigue de cerca las desapariciones, detenciones y la violencia dirigida contra los sindicalistas independientes en los últimos meses.

“Los sindicatos independientes son esenciales para mejorar el nivel de vida de los trabajadores y trabajadoras en el mundo entero. El Informe Anual de la CSI demuestra que, en su lucha por defender los derechos básicos a un trabajo decente y una vida decente, muchos sindicalistas arriesgan sus vidas por el bien de la comunidad”.

La Sra. Burrow lanzó asimismo una advertencia a los dirigentes mundiales y al G20.

“La cola del desempleo es cada vez más larga en todo el mundo. Sin empleos adecuados y sin esperanzas para el futuro, los Gobiernos se arriesgan a verse confrontados a una creciente inestabilidad política. Los derechos sindicales resultan fundamentales para la democracia, el crecimiento económico y para un futuro civilizado”, añadió la Sra. Burrow.

Fuente: Confederación Internacional Sindical

Anuncios