La salud de Nelson Mandela

María Eugenia Vidal/ El primer presidente negro de Sudáfrica elegido tras la caída del régimen del apartheid tiene 92 años. Algunos medios locales indican que sufre una grave neumonía. El Gobierno pide tranquilidad. Sin embargo, crecen los rumores alrededor de su estado de salud. La Fundación Mandela informó que “está animado y fuera de peligro”.

La reciente hospitalización del ex presidente de Sudáfrica y premio Nobel de la Paz, Nelson Mandela ha causado una fuerte inquietud en el país, tanto entre los políticos como entre la población y los medios de comunicación. Aunque ya fue dado de alta, continúan las especulaciones.

El líder sudafricano de 92 años fue trasladado de su casa del barrio de Houghton al Hospital de Milpark, en Johannesburgo, para realizarse unos exámenes de rutina, según la Fundación que lleva su nombre.

Los rumores sobre la delicada salud de Mandela se habían reproducido en los últimos días y, el pasado martes, el también premio Nobel de la Paz y arzobispo emérito de Ciudad del Cabo, Desmond Tutu, dijo que lo encontró “frágil”.

“No está en peligro y está animado”, informaron desde la Fundación Mandela mediante un comunicado en el que anunciaban su hospitalización para unas pruebas de rutina.

El neumólogo Michael Plit confirmó que había examinado a Mandela y declaró que “ha sido ingresado para estudiar su estado”. Esa fue hasta ahora la única información clínica sobre el estado del ex gobernante, el primer presidente negro de Sudáfrica elegido en 1994 tras la caída del régimen segregacionista del “apartheid”.

Ante esta inquietud, que se refleja en los medios de comunicación, que dedican amplios espacios y tiempo a la hospitalización de Mandela, el CNA pidió “calma” a la población y su portavoz, Jackson Mthembu, reclamó que “no se apriete el botón de alarma innecesariamente”.

Un gran número de familiares y amigos de Mandela, así como correligionarios del partido gobernante en Sudáfrica, el Congreso Nacional Africano, han visitado el hospital, alrededor del que se han concentrado docenas de periodistas de medios locales y gran cantidad de público / Pressenza

Anuncios