Esclavas del poder. Un viaje al corazón de la trata…

23 de septiembre: Día Internacional en contra de la explotación y tráfico de mujeres. En conmemoración de este día, hablamos del nuevo libro de Lydia Cacho, periodista y escritora mexicana, donde denuncia que hay una creciente demanda de esclavas sexuales cada vez más jóvenes forzadas a tener sexo miles de veces en su vida.

Nan tenía quince años cuando una noche su padre la llamó y la presentó a un soldado que dijo necesitar jóvenes sanas y vírgenes para trabajar en el gobierno. Los padres recibieron el equivalente a 60 dólares estadounidenses y la promesa de que su hija volvería en un año preparada para trabajar. “Luego de caminar mucho me subieron a un viejo vehículo entre soldados, y cuando uno de ellos me tocó entre las piernas me oriné en la ropa. Se burlaron y me insultaron”.

Después de una violación tumultuaria, Nan fue vendida en un burdel de Tailandia donde fue explotada durante dos años. La adolescente fue rescatada del lugar y herida por un soldado que la acusó de traición. Ahora se dedica a hacer traducciones para grupos clandestinos de derechos humanos en Birmania, país donde nació, pero que es “un campo de exterminio de mujeres”.

La tragedia de Nan es una historia de esclavitud sexual compartida por 1.39 millones de personas en el mundo, que ha documentado la periodista Lydia Cacho en su libro Esclavas del poder. Un viaje al corazón de la trata… sexual de mujeres y niñas en el mundo.

Durante cinco años, la fundadora y directora de un centro de atención para mujeres e hijos víctimas de violencia en Cancún, recorrió el mapa internacional de la trata de personas que involucra a países pobres y poderosos, donde mujeres y niñas son compradas, vendidas y revendidas “como residuos sociales, como trofeos y ofrendas”.

Lydia Cacho viajó a Turquía, donde el 50% de las mujeres emigrantes terminan en las redes de prostitución. En Irak e Irán confirmó que “cuanto más conservador y religioso es un país o un grupo social, más clara es su laxitud para explotar sexualmente a niñas, niños y mujeres de otras razas, creencias y países”. Conoció de viva voz la historia de una mujer norteamericana violada durante todo un día por 40 hombres yakuzas en Japón. En Camboya habló con Somaly Mam, una sobreviviente a la esclavitud que trabaja para abolirla.

En entrevista con KIOSKO, la periodista cuenta que llegó a Birmania cruzando ilegalmente por Tailandia. Ahí, habló con muchas víctimas pese a que la dictadura militar birmana arresta y tortura a quienes pretenden difundir violaciones a los derechos humanos. Disfrazada de monja caminó en el barrio mexicano de La Merced, uno de los dos lugares de la capital del país donde se contabilizaron mil 528 mujeres en situación de trata, 947 de ellas menores de 17 años y una tercera parte proveniente de Brasil, El Salvador, Guatemala y República Dominicana.

Para documentar el libro -traducido ya a 11 idiomas- Cacho entrevistó a víctimas, activistas, funcionarios de gobierno, clientes, tratantes, mafiosos, policías, militares y hombres arrepentidos. Encontró similitudes que hacen de la trata de personas un fenómeno creciente: pobreza, desigualdad, violencia, machismo, corrupción, omisión, injusticia, tolerancia, machismo y desamor.

En todos los países que visitaste el grado de corrupción es el mismo y están involucrados desde el policía hasta los que están en el poder.

“Sí, eso fue para mí muy sorprendente. Incluso en países donde la corrupción está bastante acotada como en Turquía, que es uno de los estados proxenetas más notables del mundo en el sentido de que está legalizada la trata como en Alemania, Australia u Holanda, pero a diferencia de éstos, en Turquía es el estado mismo el que controla los burdeles y a pesar de eso, la corrupción es muy alta como la japonesa donde me entrevisté con una mujer colombiana que fue explotada y que había llegado al lugar a las 3 de la mañana y ver que a dos metros estaban los policías y sientes que estás en Tijuana, Durango o en Chicago. Se trata del mismo fenómeno y no es sólo un asunto de delincuencia global sino de ausencia de ética global y de la normalización de la prostitución que le da origen a la trata de personas”.

Trata y narcotráfico

“Desde Costa Rica hasta Estados Uni dos, desde Rusia hasta Japón, desde Vietnam hasta Qatar, escuché el mismo razonamiento: la explotación sexual comercial es un asunto no de placer, sino de dinero”, afirma Cacho en su libro, donde destaca que la globalización ha creado un mercado con oferta y demanda inagotables, al grado que la esclavitud seguirá creciendo hasta superar la venta de narcóticos “por el simple hecho de que hay comunidades enteras y países que dependen del turismo sexual y de la trata y el sexo comercial”.

¿Cómo es eso posible?

“Durante estos cinco años entrevisté a especialistas de diferentes países, pero también a agentes de la Interpol, Europol, FBI, CIA y DEA. Cuando inicié la investigación me encontré con cifras como la que el delito de la trata de personas arrojaba ganancias por 3 mil 500 millones de dólares. La cifra de este año es de 16 mil millones de dólares. Y la vinculación entre los narcotraficantes y las redes de trata de personas que hasta hace poco tiempo había sido negada por la mayoría de los gobiernos, nos indica que los narcotraficantes no sólo emplean las rutas de los tratantes sino que están entrando de lleno al negocio de la trata y a los negocios “lícitos” de prostitución que terminan siendo redes criminales de explotadores”.

Al seguir la pista de las redes criminales, Cacho descubrió que quienes se dedican a la trata son los delincuentes menos perseguidos por la justicia, tienen poder económico y político.

En el libro, relata cómo los tratantes, una vez que “enganchan” a sus víctimas les hacen creer que para eso nacieron y no tienen otra alternativa que ser esclavas sexuales. La mayoría de las esclavas provienen de hogares donde hay pobreza, exclusión y violencia doméstica.

Lydia Cacho dice que resulta fácil engañarlas porque la trata de personas está relacionada con una cultura de cosificación de la mujer y es una evidencia de que en la actualidad hay una hipersexualización. “Aunque las mujeres, en el feminismo hemos avanzado muchísimo, en el tema de la sexualidad y erotismo hemos avanzado muy poco porque cargamos los mismos prejuicios que antes y ahora las adolescentes están descriendo su vida erótica no de una manera sana y empoderada sino mediante una hipersexualidad burda donde el fin es desnudarse para ser observadas por otros. Yo entrevisté a jóvenes en Inglaterra y en España que pasan el tiempo viendo pornografía en internet; chicos en Tokyo, cuya noción de pornografía es ver violaciones reales, igual que en Cancún, México”.

Cacho afirma que perseguir la trata de personas requiere de voluntad política y que atrapar a las mafias implicaría cerrar prósperos negocios lícitos donde se lava dinero proveniente de la explotación sexual de mujeres y niñas.

La periodista destaca que los negocios dedicados a la prostitución son el origen de la trata de personas por las condiciones con las que obligan a trabajar a mujeres y niñas. “No es válido el discurso de que si se legaliza la prostitución se acaba con la trata”.

Para abolir la trata de personas, dice la periodista y activista, no sólo se requieren acciones judiciales. La cárcel no es el mejor remedio para acabar con la explotación sexual de mujeres y niñas en el mundo. Falta una transformación cultural, un cambio de paradigma.

La guerra contra la trata

Lydia Cacho advierte: “estamos en un momento muy peligroso. Hay que empezar a detener el fenómeno de la trata de personas porque está creciendo. En un problema complejo que hay que revelar y esa fue mi intención con este libro, porque me parece que sólo habíamos visto la mitad de la película”.

Asegura que si no lo hacemos “en diez años vamos a tener un presidente que va a anunciar una guerra contra la trata y ya vimos que la violencia no se resuelve con más violencia”.

En el libro, Cacho refiere que hay una creciente demanda de esclavas sexuales cada vez más jóvenes forzadas a tener sexo miles de veces en su vida. Pero ¿dónde están esos clientes? La respuesta -dice la activista- es sencilla. “En sus hogares con sus esposas e hijos, con sus novias; en sus empresas respetables y en las iglesias dando o acudiendo a misa. Están frente a los juicios de causas penales y civiles e investigan historias para diarios renombrados; trabajan en escuelas, universidades, son programadores de páginas web o futbolistas; están en todas partes”.

¿Los hombres deben empezar también por replantear su masculinidad?

Hombres y mujeres somos víctimas de esta cultura que reproduce los estereotipos del machismo. Las mujeres porque si se rebelan son víctimas de violencia y de los hombres porque son obligados a vivir una genitalización de su sexualidad. La mayoría de los hombres que entrevisté para esta investigación habla de lo infelices que son, pero me pregunto por qué tantos le tienen miedo a rebelarse ante un machismo que no les corresponde. Lo ideal es que hombres y mujeres seamos reeducados sobre lo que significa el amor, el respeto, la equidad de género y la paz.

Y en esa labor, que implica un cambio cultural, agrega, los medios de comunicación son co-responsables.

“Nunca había llorado tanto como lloré ahora al escuchar todas las historias de las víctimas, pero también esta investigación me hizo creer más que nunca en el periodismo porque pude darle voz a la gente y conocer un fenómeno que no conocíamos en su totalidad”.

Anuncios

3 comentarios en “Esclavas del poder. Un viaje al corazón de la trata…

  1. Pingback: Bitacoras.com

Los comentarios están cerrados.