Presentado el documental de la Marcha Mundial

Alberto Amann, actor, Rafael de la Rubia, coordinador de la Marcha Mundial, y Alvaro Orús, cineasta, participaron en la presentación del documental (FOTO: Betsabé Donoso)

Víctor Rodríguez/ El pasado jueves 15 de julio se presentó en Madrid, en la sala Espacio Ronda, un documental recientemente editado sobre La Marcha Mundial por la Paz y la No-Violencia. Se trata de una producción realizada por Álvaro Orus acerca de la iniciativa que el pasado otoño recorrió más de cien países, tratando de crear conciencia sobre la urgente necesidad del desarme nuclear mundial.

Pressenza. Madrid/ En la presentación del documental, participaron Rafael de la Rubia, coordinador mundial de la Marcha; Álvaro Orus, el director de la película, y Alberto Amann, actor argentino protagonista de la película “Celda 211”.

Orus expresó el objetivo de este documental: “seguir creando conciencia”. Manifestó también la dificultad de resumir en 45 minutos de imágenes, la gran cantidad de iniciativas y el ingente material gráfico con el que se contaba, además de los temas musicales compuestos para este evento planetario. Fueron muchas las acciones: marchas, manifestaciones artísticas, seminarios, encuentros… Y no quiso olvidarse de mencionar las acciones en lugares pequeños o apartados, de los cuales no se tenía material pero que constituían un elemento fundamental en el objetivo prioritario de esta Marcha, que era la de “crear conciencia”.

Alberto Ammann llamó la atención sobre el vacío informativo de los grandes medios de comunicación con respecto a este proyecto, que tiene su continuidad a través de las acciones que la organización Mundo sin Guerras seguirá llevando adelante. Invitó a que “cada uno de nosotros se sume de un modo concreto” a favor de la paz y no la violencia.

Durante sus tres meses de desarrollo, la Marcha Mundial por la Paz y la No-Violencia recorrió numerosas ciudades de los cinco continentes defendiendo cinco propuestas: el desarme nuclear a nivel mundial; el retiro inmediato de las tropas invasoras de los territorios ocupados; la reducción progresiva y proporcional del armamento convencional; la firma de tratados de no agresión entre países; y la renuncia de los gobiernos a utilizar las guerras como medio para resolver conflictos.

FOTOS

VIDEO

Anuncios