Pilar Manjón apoyó la Marcha Mundial en Madrid

Pilar Manjón (en el centro) en la cabecera de la Marcha a su paso por Cibeles

 

El 14 de Noviembre el Equipo Base Internacional de la Marcha Mundial por la Paz y la No violencia pasó por Madrid. Entre las decenas de colectivos que participaron activamente en la misma se encuentra la Asociación 11M Afectados del Terrorismo. Entrevistamos a Pilar Manjón e Isabel Casanova, presidenta y vocal respectivamente de dicha asociación / Jesús Arguedas. 

Isabel Casanova y Pilar Manjón vocal y presidenta de la Asociación 11M Afectados del Terrorismo

 Jesús Arguedas. ¿Cuál es el objetivo de vuestra asociación y qué es lo que más os caracteriza?

Pilar Manjón: Esta asociación nació en Santa Eugenia. Nuestro objetivo es dar un trato integral a las víctimas del terrorismo, no sólo a las del 11M. Llegamos allí donde las administraciones no llegan, con ayudas sociales, psicológicas, etc. Venimos de un atentado masivo, el mayor de Europa, y esto nos ha dado una característica muy particular. Nacemos de una necesidad vital de un grupo grande de víctimas, la necesidad de encontrarnos, sentirnos, saber que somos parte de una misma historia.

¿Qué os motivó a participar en esta marcha?

P.M. Desde siempre en la asociación hemos tomado la decisión colectiva de que nuestro dolor se convierta en pequeños pasos cotidianos hacia la Paz. Decidimos participar de una forma absolutamente simbólica. Esta asociación cogió el tren en Alcalá de Henares, lugar del que salieron las bombas el 11M. En todas las estaciones del recorrido hasta Atocha, se fueron sumando victimas, así que, en vez de un recorrido de bombas hicimos un recorrido de paz. En Atocha nos encontramos con el Equipo Base que llegó de Barcelona esa misma mañana e hicimos un acto In Memoriam en el monumento del 11 de Marzo con la intervención, por nuestra parte, del vicepresidente de la asociación Jesús Abril. Este acto resultó entrañable, solemne y precioso. Posteriormente acompañamos la marcha en todo su recorrido. Los organizadores tuvieron la deferencia de que leyéramos el manifiesto final, que yo leí, y que es precioso. 

Isabel Casanova. Somos la única asociación de víctimas del terrorismo que quiso participar en esta marcha. Nuestros hijos, el de Pilar y el mío, fallecidos en el atentado, participaron en manifestaciones por la paz y contra la guerra, así que, ¿cómo no íbamos a sumarnos a esta marcha por la paz? 

¿Cómo vivisteis los diferentes actos en los que participasteis el 14 de Noviembre y qué resaltaríais de esa mañana?

P.M. Para nosotros fue muy significativo hacer el recorrido del tren. Si se tiene en cuenta que hay muchas víctimas que aún no pueden coger el tren, hacer ese recorrido de paz fue todo un hito. El hecho de que el Equipo Base, que venía ya recorriendo muchos países, trajera también mensajes de asociaciones con quienes estamos hermanados (del 11 de septiembre, de Colombia, etc) ha sido muy bonito. Estos mensajes que habían cruzado tantas fronteras, confluían y se encontraban con nosotros en Madrid. También fue importante compartir la alegría que traía la marcha, la paz es un tema serio y hay que tomárselo en serio, pero no tiene por que ser triste. Al contrario, la marcha trajo música, alegría, trajo abrazos gratuitos por la paz y muchas cosas que llamaron un montón la atención. 

I.C. Yo tenía muchas ganas de que nuestra asociación saliera a la calle en una manifestación, de ver nuestra pancarta en una marcha de paz y por supuesto tenía que ser ésta. Todos llevábamos mucha alegría, incluidos nosotros y me siento muy orgullosa de ver a nuestra asociación dando sus pasitos por la paz. 

¿Qué significado tiene para vosotras la Paz y la No violencia?

P.M. El terrorismo es quizá la mayor de las bajezas que pueda realizar un ser humano. Para mí, creo que el mayor acto de violencia, la mayor conculcación de cualquier derecho humano es quitar la vida. A partir de aquí, como víctima del terrorismo, puedes tomar dos salidas: puedes albergar en tu corazón odio, rabia, venganza, mil cosas negativas; lo que pasa es que es tan difícil levantarse cada mañana habiendo perdido lo que más querías en este mundo, que no compensa. O puedes tomar una segunda salida, la de decir, mi hijo creía en un mundo mejor, creía que la violencia y las guerras no eran la solución de nada, creía en la paz que cada uno podemos construir con pequeños gestos cotidianos. Yo he tomado la segunda salida, he preferido pensar que mi hijo no quiere que albergue la venganza en mí. 

I.C. Tengo mi paz interior y la tengo llena del cariño de mi hijo. Odio, no siento ninguno. Para mí lo más importante es conseguir la paz cada uno y en su entorno, y a raíz de ahí y con esos granitos de arena se puede ir consiguiendo algo. Lo veo difícil porque no sé hasta dónde vamos a llegar en este mundo, pero cuando ves a la gente que se va sumando y que todos queremos la paz, creo que algún día los gobernantes nos oirán. 

Anuncios