Violencia de género, carcoma de la sociedad

Madrid / HSU MING-TEH. Lo último que se pierde es la esperanza, no hay que decaer ante las injustificadas agresiones diarias que sufren unos 100 millones de mujeres en la Unión Europea, y además esta cifra es sólo el 20% del total mundial, la mejor prevención de esta lacra es la información, educación y respeto.

Cartel campaña no violencia de género
Cartel campaña no violencia de género

Sólo en España, un millón y medio de mujeres ha sufrido algún tipo de violencia por parte de su pareja en algún momento de su vida, en el 2007 fueron 400.000 víctimas.

La ministra de Igualdad, Bibiana Aido dijo: “Son muchas las mujeres que salen de esa espiral de violencia, aunque esas cifras no copen las portadas de los periódicos”, y es cierto pero todavía falta mucho por hacer, sin ir más lejos, la reciente muerte en Ponte Caldelas (Pontevedra) el pasado sábado 29 de noviembre, de María del Rosario Peso, de 57 años en Pontevedra a manos de su novio Maximino Couto, de 60 años que disfrutaba de un permiso penitenciario de cuatro días, quedándole por cumplir sólo veinte días de la pena de los dos años y siete meses que le fue impuesta. Nos hace meditar hasta que punto no se puede perdonar a los maltratadores.

La mujer asesinada hacia unos días que se dirigió a la cárcel donde se encontraba su compañero sentimental y le suplicó al director de la prisión de A Lama, José Antonio Gómez Novoa, que le concediera el tercer grado penitenciario.

Además de investigar el porqué los funcionarios de servicio no detectaron que el presunto asesino se quitase la pulsera telemática, de todas maneras si no se la hubiese quitado, la alarma no hubiese saltado dado que la orden de alejamiento era sobre su ex mujer, a la que, una vez hubo matado a su novia, fue a buscar a su domicilio en la parroquia de Mourente y al no encontrarla se fue a la casa de un matrimonio vecino que declaró en su contra en el juicio por el que fue condenado y los apuñaló con un gran cuchillo de cocina.

Cuando avisados los agentes del Cuerpo Nacional de Policía, se presentaron en el lugar de los hechos, se resistió a su detención e hirió a uno de ellos en el brazo. Al final le consiguieron reducir y confesó el reciente crimen. Por otro lado, en la Avda. Ecuador del barrio Benicalap (Valencia) al día siguiente, el domingo 30 de noviembre un ecuatoriano asesinó a su mujer española, tras lo cual intento suicidarse cortándose en el cuello. Son sólo dos ejemplos y demuestran que puede ocurrir en cualquier lugar y a cualquier hora, además de “venir como anillo al dedo” aquel dicho popular que dice que “Quien hace un cesto hace un ciento”. Una vez los maltratadores traspasan el umbral del primer golpe o agresión no paran y se envalentonan cada vez más hasta anular la voluntad de la persona que “quieren” (matar o matar en vida).

Por todo ello, es de agradecer que el Consejo General del Poder Judicial se haya decidido a modificar el Reglamento de la Carrera Judicial para que sea obligatoria la especialización y formación previa en los jueces de violencia de género, según anuncio la presidenta del Observatorio contra la Violencia de Género, Inmaculada Montalbán. Además el Gobierno destinará cinco millones para implantar en 2009 los sistemas telemáticos, tipo pulsera para aumentar el control en las medidas de alejamiento por violencia de género.

Más de medio centenar de muertes este año en España por violencia machista, 81.000 denuncias en 2007 (16% más que en 2006) y 84.000 ordenes de protección han cursado desde su creación los Juzgados de Violencia sobre la Mujer y más de 79.000 acusados fueron condenados. Estas cifras avalan la dramática situación de estas mujeres maltratadas que mejor serían llamadas sobrevivientes que víctimas, ya que muchas no viven para contarlo.

El 70% de las mujeres maltratadas, sufren el estrés postraumático, pero gracias a los Psicólogos de la Universidad Complutense de Madrid pueden superarlo al año de empezar el tratamiento.

Es muy importante la colaboración de amigos, vecinos, familiares y de las autoridades, ya que el 80% de las muertas no habían denunciado ninguna agresión.

Anuncios