Violencia en el deporte

Hsu Ming-Teh/. Hay deportes que, aparentemente, no deberían llevar emparejada la violencia, como en el caso del futbol, pero pudiera ocurrir, en el peor de los casos, que la manifestasen los jugadores en el campo de juego. Desgraciadamente sucede día a día que los más violentos son los seguidores y forofos de los equipos y, por el contrario, en deportes estigmatizados por su “carácter violento” como en el caso del boxeo, sus seguidores son, salvo contadas excepciones, más pacíficos.

 El boxeo, sin duda un gran deporte, hasta ahora el gran olvidado y afortunadamente va ganando adeptos diariamente. Como en las artes marciales, se fomenta el compañerismo, la amistad, el espíritu de sacrificio y la disciplina, es decir, engrandece a las personas que lo practican.

 

 

“Desde los años 70 en que era el deporte con más seguidores, detrás del futbol, ahora es el mejor momento que se está viviendo”, explica Enrique Soria, presidente de la Federación Madrileña de Boxeo. “Hay una cantidad enorme de practicantes, más de lo que la gente se imagina”, continua Soria. Ahora el objetivo de la Federación es introducir este deporte olímpico en las clases de gimnasia de los institutos de secundaria, para que niños de 12 a 16 años puedan practicarlo sin contacto físico, fomentando así la disciplina, la superación, el esfuerzo y la competencia.

El verdadero combate que libra la Federación es dotar al boxeo de más presencia entre la gente, desde las universidades a las cárceles. “Siete universidades ya cuentan con escuelas de boxeo”, dice con satisfacción Soria. También colabora con Instituciones Penitenciarias para llevar exhibiciones y veladas a los presos. Por ahora estamos sólo en Alcalá-Meco, pero el propósito es llegar a las cinco cárceles de la región.En la Comunidad de Madrid se ha pasado de tres competidores en el Campeonato de España a más de 1700 púgiles federados, 50 gimnasios regulados y 70 que no lo están instruyen a más de 8000 personas en este deporte.

“Antes, el que hacia boxeo era para competir, había poco practicante”, explica José Valenciano, entrenador de la selección madrileña y fundador del gimnasio Barceló, una de las cunas del boxeo español y que cuenta con más de 400 alumnos. “Vienen desde niños de seis años a personas de 65 años”, continua. “Ahora se entiende como un deporte físico y psíquicamente muy completo”. “Ahora los padres te traen al chaval a boxear, algo que no había vivido en 25 años”, matiza Valenciano.

Es muy importante fomentar el deporte entre los más jóvenes, e intentar reducir la utilización de videojuegos de carácter violento. Muchos niños de apenas 10 años dominan a la perfección juegos como por ejemplo; Gangs of London, en el que se asesina a los matones. “Juegos calificados para adultos y/o violentos diariamente llegan a las manos de menores de edad, a pesar del compromiso por parte del gobierno para proteger a la infancia, no se ha llevado a cabo ninguna medida o iniciativa en este sentido”, según denunció Esteban Beltrán, presidente de Amnistía Internacional el año pasado. No se ha creado la “comisión de seguimiento del sector y de la aplicación del código PEGI” sistema de clasificación de los juegos impulsado por las empresas de software”.

AI ha comprobado que los niños pueden adquirir cualquier videojuego con toda libertad en catorce tiendas especializadas de las nueve comunidades autónomas visitadas por la ONG. Es más, consultando a los dependientes no han recibido a día de hoy ninguna indicación sobre la prohibición de venta o alquiler de videojuegos para adultos a menores. Los supuestos especialistas interpretan mal los iconos descriptores que incorporan los productos según un estudio de la ONG.

Además muchos padres se confunden y piensan que es menos peligroso un videojuego que un deporte, cuando es más peligrosa la violencia generada en la mente por un videojuego o por la televisión, como atestiguan numerosos estudios psicológicos. Los niños son como esponjas que absorben información, por lo que es tan importante su educación y formación antes de que sea demasiado tarde.

Anuncios