“Somos una generación audiovisual, todo lo que aprendemos, lo recibimos por los ojos”

02
El “cine pal’barrio” es un proyecto social en el distrito de Aguablanca, Cali (Colombia)

¿En qué consiste el proyecto de “Cine pal barrio” y cuáles son vuestros objetivos?

Es una propuesta alternativa, de integración comunitaria por medio del cine, es decir, una buena película, cortometraje o documental, que nos permita encontrarnos inicialmente para reconocernos, y luego poder reflexionar un poco sobre alguna temática en particular que tenga que ver con nuestra población y desde el conversatorio.

El objetivo es abrir un espacio alternativo de información, integración, diversión y entretenimiento apoyado por medios audiovisuales y escritos, en el cual se muestren diferentes puntos de vista sobre los problemas políticos, sociales y económicos actuales, logrando así establecer en cada sesión un debate donde se entrelacen diferentes opiniones, enfocadas a generar un sentido de formación y crítica en cada uno de los asistentes.

¿Cuántas personas participan en el proyecto y cuánto tiempo lleváis con él?

Esto del equipo de trabajo ha sido una cosa bien variable, porque al principio comencé totalmente solo, luego al segundo mes se sumó a la actividad el grupo de trabajo “Nueva Propuesta”, de donde participaban y apoyaban dos personas cada quince días. Luego, por problemas de tiempo y de transporte, sólo quedó acompañando uno pero al proceso de le sumó una niña del barrio a la cual su padre la mayoría de las veces la acompaña y también apoya. Y siempre que se va a proyectar en un sector, previamente se habla con alguna gente de la comunidad, se le cuenta lo que se va a hacer y si es el caso se les pide la colaboración de prestar un sonido, a los jóvenes que están allí a la expectativa esperando para ver que es lo que va a pasar, se les entrega el telón para que lo peguen mientras nosotros conectamos cables, es decir, en la proyección intentamos involucrar la mayor cantidad de gente posible, para que los mismos gane identidad frente al espacio. Pero, como tal en la parte de la programación y coordinación, de momento somos tres personas y en ocasiones dos cuando falta un compañero, que suele tener contratiempos algunos sábados.

El pasado septiembre cumplimos dos años de trabajo, tiempo en el cual hemos visto como el espacio ha crecido y se fortalece cada día más.

¿Contáis con apoyos (institucionales, políticos, etc.)?

No, hasta el momento, pero sí hemos construido y escrito propuestas que le hemos presentado a video tiendas, en las que les decimos que les cambiamos publicidad promocionándoles su negocio en nuestro espacio, si a cambio ellos nos prestan las películas gratis pero no hemos tenido buena suerte con esto, a parte de esto también hemos enviado el proyecto al ministerio de cultura de la nación, pero eso es todo un concurso y de alguna manera hay que tener influencia política para que nos asignen recurso para este proyecto. Entonces, hasta ahora, apoyo institucional no hemos tenido, ah qué pena, pues el que estamos recibiendo en éstos momentos de la asociación Proyectos Humanistas (que edita este periódico), es bien importante porque éste es un apoyo moral muy bueno y significativo para mi, el hecho de que alguien se interese un poco por este proceso ya es todo un logro digno de celebrar.

¿Por qué el cine como proyecto social?

La idea surge como respuesta a la falta de espacios diferentes, de reflexión y esparcimiento los sábados en la noche, más aún cuando las políticas gubernamentales locales no tienen ningún programa de entretenimiento o formación, para población de sectores marginales, por el contrario, lo que sí tienen es un plan de represión porque todo joven que se pare un sábado por la noche en una esquina, si pasa la policía entonces este joven ya es objeto de una requisa, eso sí, está de buena suerte porque de lo contrario son recogidos a la fuerza montados en un camión para llevarlos a la estación más cercana y sólo son devueltos al otro día.

Entonces, es allí donde aparece el cine invitando gente de todas las edades a compartir un momento diferente en donde todos estamos en igualdad de condiciones y compartimos el mismo objetivo ver una película. Cada día nos sorprendemos cuando se acerca un anciano para agradecernos y nos confiesa que nunca en su vida había ido al cine, pero que ahora el cine había venido hasta su cuadra, que le parece una gran cosa. Y son personas como ésta que nos plantean, cosas como ¡sigan trayendo películas los sábados para ver si éstos muchachos dejan de matarse tanto!, cosa que lo compromete a uno mucho más y le posibilita ver el buen impacto del proyecto.

Y ¿por qué como un proyecto social? Yo lo justifico porque somos una generación audiovisual en donde todo lo que aprendemos, lo recibimos por los ojos, según investigaciones, el 90% de la información adquirida se debe al sentido de la vista y el 10% restante a los demás sentidos. Esto hace inevitable tener que recurrir al método audiovisual para tener mayor incidencia en la formación del ser humano, y esto es claro porque el lenguaje cinematográfico es un lenguaje universal de comunicación que lo enfocamos en la parte social porque a aparte de que el cine da para todo, la problemática social en la que vivimos es bien compleja y el cine nos ofrece la posibilidad de tocar temáticas y problemas comunes a todos al tiempo que buscamos sembrar un poco de conciencia en la población que asiste a una proyección, o por lo menos que se vaya a casa pensando en algo diferente.

¿Cuál es la realidad del barrio donde te mueves?

Mi barrio se llama Mojica y está enmarcado en un sector compuesto por varios barrios que se denomina Distrito de Aguablanca, y este distrito se divide en tres comunas 13, 14 y 15, mi barrio pertenece a la comuna 15, pero los contextos de las tres comunas son muy parecidos, entonces ahora te hablare de mi barrio y eso te dará un panorama amplio de cómo son todos los barrios del distrito.

Bueno, físicamente el barrio ha mejorado mucho en comparación con lo que era hace unos 10 años, pero socialmente sí que ha empeorado la cosa, la mayoría de la gente cuenta con los servicios básicos agua, energía y, algunos, teléfono. Pero el problema con estos servicios es que los cobros son muy altos y la gente no tiene cómo pagarlos y cada nada están los empleados del municipio cortando los servicios, el 50% de las calles están sin pavimentar y cuando llueve el caminar resulta complicado porque se hacen charcos y barrizales.

El 90% de la población vive de la economía informal, como la llamamos nosotros, la economía del rebusque, es decir ventas de verduras en la calle y semáforos, muchos de mis vecinos son constructores o albañiles, las señoras por lo general trabajan en casas de familias de otros extractos más altos, quienes las contratan para hacer los quehaceres de la casa.

Los jóvenes viven actualmente un conflicto violento, serio, porque se agrupan en pardillas y se generan enfrentamientos que cobran la vida de muchos de ellos, en su mayoría ninguno de estos jóvenes ha terminado sus estudios secundarios, así que, sus niveles académicos son mínimos, esto se debe que los jóvenes, desde niños empiezan a vivir otro tipo de necesidades, que los obligan a trabajar y dejar los estudios. Más tarde, si son victimas de algún robo, se ven obligados también a asociarse con un grupo de amigos para defenderse y generar también sus propias fronteras invisibles, al punto de que si un joven es de un sector y atraviesa por una cuadra que no es la suya, podría peligrar su vida.

Hay una gran cantidad de población negra que proviene de la costa pacifica, campesinos desplazados por la violencia o que simplemente se han venido a esta ciudad en busca de un mejor porvenir, mejor dicho, aquí hay una diversidad y riqueza cultural muy grandes porque hay gente de diferentes lugares del país. A pesar de la pobreza la gente es muy alegre, les encanta la música, el baile, para esto las niñas y niños tienen mucho talento, se forman grupos de danzas, canto, el hip- hop tiene gran influencia en los jóvenes y es utilizado como un medio de expresión, para denunciar la inconformidad social que existe, esto la verdad es muy vacano; la salsa es otro género que a todos nos gusta y nos hace bailar en cualquier lugar, también hay mucha gente que soñamos y trabajamos porque nuestro barrio mejore y la gente tenga oportunidades de estudio y de formación, que le permitan salir adelante.

Y por parte del Estado te cuento que, en materia de inversión social, estamos totalmente abandonados, de hecho, la gran mayoría de las problemáticas que afrontamos se debe a la misma falta de atención por parte del gobierno.

Personalmente ¿cuál es tu motivación para este proyecto y qué te aporta?

Creo que cuando uno ha construido y desarrollado un tipo de conciencia y sensibilidad frente a la vida, esto le permite a uno pensarse la misma y querer que la gente se de cuenta de cómo estamos, cuál es su realidad y que se motiven a asumir la vida de una manera diferente.

En resumen, mi motivación es la gente, creo que ésta es una gran razón por la cual vale la pena trabajar y generar proyectos sociales que nos permitan mejorar nuestra calidad de vida.

De alguna manera, es una vocación personal o don regalado por Dios, de verdad creo que cuando se trabaja con comunidad se vive un proceso bien recíproco, y siento que es más lo que le aportan a uno que lo que uno aporta. También siento que es gratificante para mí el ver como los jóvenes en conflicto me reconocen en el barrio y me invitan a que llegue a sus sectores a proyectar un video, entonces tener la posibilidad de llegar a estos guettos y romper esas fronteras invisibles es una cosa que no tiene precio y estoy seguro que no mucha gente tiene la posibilidad de hacerlo. Me parece que el hecho de que yo viva en el sector puede que ayude un poco, creo que esto les crea confianza para participar, en fin, la amistad y confianza que pueda ganar por parte de este tipo de jóvenes es el mejor pago, porque esto me da la fortaleza para luego construir con ellos otro tipo de propuestas.

¿Imágenes para el futuro?

La cosa es una vaina bien ambiciosa en términos sociales, porque me lo he pensado como un proyecto en el que se puedan difundir e integrar otros medios de comunicación y de información para el beneficio de las comunidades menos favorecidas, por ejemplo, integrar el cine con internet, seria una cosa genial porque esto nos permitiría tener una comunidad que tiene información de primera mano, es decir, que no recibirían información distorsionada, podrían conocer otro tipo de procesos sociales que se están desarrollando en otros lugares, para aprender de ellos y, en últimas, esto les permitiría tomar mejores decisiones, al tiempo que podríamos producir nuestros propios videos que muestren el manejo real de situaciones con ellos mismos y proyectar esto sería genial porque son ellos mismos que se están reconociendo y siendo protagonistas de su propia película.

Creo que hay muchas cosas buenas en nuestro barrio que se pueden mostrar a nivel interno y externo en otros lugares para que vean que no todo es violencia como lo pintan los medios y canales privados y poder proyectar esto con una conciencia clara de lo que se está haciendo, motivaría a los diferentes agentes comunitarios a organizarse para reclamar sus derechos legales frente al gobierno.

Anuncios